El tesoro de la amistad

Mons. Joan PirisMons. Joan Piris      La experiencia nos demuestra que es fácil tener muchos amigos cuando la vida nos sonríe. Acompañar a los otros en el éxito y cuando las cosas van bien no cuesta nada, pero la amistad verdadera se demuestra en la monotonía de los días corrientes, que es lo que más abunda en nuestra vida. Los amigos verdaderos se demuestran en las situaciones adversas, en los inevitables momentos de tristeza, de conflicto, de dudas y decepciones. Es entonces cuando necesitamos a nuestro lado a la persona amiga y agradecemos su apoyo amistoso y desinteresado.

Además, no estamos creados para la soledad. Por eso es muy importante encontrar al amigo verdadero. Por naturaleza estamos llamados a encontrarnos los unos con los otros, a convivir y apoyarnos, no sólo intercambiando ideas sino incluso sin palabras. La presencia discreta y silenciosa de un amigo a nuestro lado en ciertos momentos puede llegar a ser decisiva. Por ello, en ocasiones, echamos de menos a los amigos.

Una buena experiencia de amistad supone simpatía mutua y relación cordial, genera alegría y serenidad aunque, ciertamente, es mucho más que eso. Un amigo es alguien con quien nos sentimos totalmente seguros, aquel que nunca hará algo que sea malo para nosotros o que pudiera hacernos daño, ni nos propondrá nunca nada que sea incompatible con nuestros propios valores e ideales.

Con el amigo no hace falta ninguna demostración ni hemos de simular nuestras debilidades. Él las conoce perfectamente y las acepta. Por eso compartimos abiertamente no sólo nuestras alegrías y los éxitos sino también nuestras preocupaciones y momentos de impotencia, que escondemos a otras personas. Un buen amigo es alguien que sabe amarnos independientemente de lo que llegue a conocer de nosotros.

Una verdadera amistad siempre viene acompañada de generosidad y capacidad de abnegación en favor de la persona amiga, olvidándose de sí mismo. En este sentido, la afirmación de Jesús es definitiva: «Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos» (Jn 15, 13).

Se ha llegado a escribir que la amistad verdadera se reconoce por su duración: es más fuerte que la muerte. Por eso hablamos siempre del tesoro de la amistad. No hay situación, evento o persona que sea capaz de anular o hacer desaparecer la amistad del corazón del verdadero amigo. Pero es un tesoro en vasos de barro, frágiles como lo es todo lo humano. Necesitamos la vigilancia y la humildad porque «un amigo fiel no tiene precio» (Sir 6,5-17).

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+Joan Pirirs Frígola,

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.