Nuestra fe, el don más grande (7). Escuchar y rezar la Palabra

Mons. VivesMons. Joan E. Vives    Continuamos las reflexiones de los domingos anteriores. Nuestra fe, el don más grande nace de escuchar la Palabra de Dios. La Palabra desvela y alimenta la fe para que revivamos, para que seamos humanos e incluso capaces de devolver la sonrisa a Dios. Una comunidad que ofrece vida es aquella en la que encontramos esta Palabra atesorada y compartida. Cuando somos alimentados con la Palabra de Dios, somos conducidos a un mundo más amplio. El Señor que ha venido «para que tengamos vida, la tengamos en abundancia» (Jn 10,10), abre la puerta para que podamos salir y encontrar amplios espacios. Al escuchar la Palabra de Dios, hacemos un éxodo, caminamos más allá de la cáscara de nuestra insignificante obsesión para nosotros mismos. Pidiendo que se haga la voluntad de Dios y que venga su Reino, remodelamos nuestro corazón.

La Palabra de Dios es la primera fuente de toda espiritualidad cristiana. Ésta alimenta una relación personal con el Dios vivo y con su voluntad salvífica y santificante. De la escucha de la Palabra de Dios y, en particular, de los misterios de la vida de Jesucristo, nace, como enseña la tradición, la intensidad de la contemplación y el ardor de la acción apostólica. Muchos hombres y mujeres que nos han precedido en el tiempo, en el contacto asiduo con la Palabra de Dios han obtenido la luz necesaria para ese discernimiento individual y comunitario que les ha ayudado a buscar en los signos del tiempo los caminos del Señor. Solo si cultivamos la escucha activa, podemos hacernos eco, en la interioridad, de la Palabra de Dios. María Virgen escucha las palabras del ángel, la buena nueva de nuestra salvación (cf. Lc 1,26 ss). Esto parece sencillo, pero no lo es, porque hay muchas interferencias. Empezamos a escuchar cuando nos atrevemos a estar perplejos, conturbados, admirados… y de la escucha nace la oración. Es el fundamento.

¡Qué maravilla tan grande es la oración! La oración cristiana no es una apertura a la totalidad silente, ni una súplica desesperada en medio de la soledad del cosmos. Es la apertura al Tú infinito de Dios que se revela, gratuitamente, en la conciencia, en la más profunda de las interioridades, según San Agustín. Es un acto de escucha y de petición. Los cristianos tenemos la oración del Padrenuestro para abrirnos al Tú infinito y amoroso de Dios, podemos tratarlo como Padre, porque Él mismo es Padre.

Jesús nos ha enseñado a rezar así y esta oración es el corazón de nuestra vida espiritual. Al decir que es Padre, debemos comprender que no es como ningún padre humano, más bien debemos entender que es una Fuente infinita de Amor y de ternura, un ser que acoge incondicionalmente y sostiene, secretamente, todas las criaturas que ha hecho emerger de la nada. Por parte de muchos, con formas nuevas y a menudo desconcertantes, se recupera de nuevo el sentido de oración. Durante una época muy reciente, fue cuestionada y, incluso, ridiculizada. La oración, sin embargo, es una práctica espiritual que subsiste, que atraviesa épocas y lugares, y que en diferentes culturas y pueblos tiene expresiones distintas. Los cristianos, cuando oramos, dialogamos con Dios, somos invitados por Él mismo a expresarle nuestros sufrimientos secretos, nuestras flaquezas, las que solo Él conoce y solo Él puede juzgar. Es una maravilla que Dios mismo, sin tener necesidad, haya querido establecer una alianza con cada ser humano, se haya querido encontrar con él y acompañarlo en su caminar.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 390 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).