Una llamada al perdón y a la fidelidad

Mons. Saiz MenesesMons. Àngel Saiz Meneses     El domingo 13 de octubre se  celebrará en Tarragona la beatificación de 522 hermanos nuestros en la fe que dieron su vida por amor a Jesucristo, en diversos lugares de España, durante la persecución religiosa de los años treinta del siglo XX.

Fueron muchos miles lo que por entonces  ofrecieron ese testimonio supremo de fidelidad. La Iglesia reconoce ahora solemnemente a este nuevo grupo, en el que se incluyen los integrados en 33 causas de beatificación. El grupo más numeroso corresponde precisamente a la archidiócesis de Tarragona, un grupo de 146 mártires, de los que 66 eran sacerdotes y había también dos seminaristas. En el grupo están los veinte monjes benedictinos del monasterio de Montserrat, junto con Hermanos de la Salle, Claretianos, veinte religiosos Hijos de la Sagrada Familia, miembros de otras órdenes y congregaciones y laicos, hombres y mueres. En el grupo están diversos mártires relacionados con la diócesis, entre ellos el Dr. Josep Guardiet Pujol, párroco de la parroquia de San Pedro de Rubí, muerto  en la carretera de l’Arrabassada. Está también el P. Jaume Puig Mirosa, de los Hijos de la Sagrada Familia, bautizado en la parroquia del Santo Espíritu de Terrassa y muerto en Blanes donde era rector del colegio. Está finalmente el P. Àngel Rodamilans i Canals  que primero fue sacerdote diocesano en Sabadell y  en Terrassa y luego monje de Montserrat, muerto en su ciudad natal de Sabadell.

Como reza el lema de la celebración, ellos fueron “firmes y valientes testigos de la fe”. Escribió Tertuliano, en los primeros tiempos de la Iglesia, que “la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”. Estos mártires nos estimulan con su ejemplo y nos ayudan con su intercesión. Así lo decimos los obispos de la Conferencia Episcopal Española en el mensaje publicado durante nuestra asamblea plenaria del pasado mes de abril.

Los obispos invitamos a todos los católicos a participar con su presencia en Tarragona y, en todo caso, a unirse espiritualmente a este acontecimiento de gracia. La ciudad de Tarragona, de un gran pasado en la historia civil y especialmente en la historia religiosa de nuestra tierra, acoge esta beatificación. Es oportuno recordar que los primeros mártires cristianos hispanos fueron el obispo Fructuoso y sus dos diáconos Augurio y Eulogio, que el año 259 dieron su vida, quemados en la hoguera en el anfiteatro de Tarragona, un lugar de gran significación cristiana todavía hoy en la ciudad tarraconense.

En el Año de la Fe, estos mártires son para todos nosotros una llamada a la fidelidad. La fe es un don y una gracia de Dios, pero comporta también una disposición y una respuesta por parte de la persona. En tiempos nada fáciles para la vivencia de la fe, estos hermanos y hermanas nos invitan a tener confianza y esperanza en el presente y en el futuro de la fe cristiana entre nosotros, especialmente en Cataluña, tan secularizada en muchos aspectos.

Y son también una llamada al perdón. Murieron por odio a la fe; dieron su vida por Cristo, por ser cristianos y por ser religiosos, religiosas, sacerdotes u obispos, pues entre los beatificados hay tres obispos. Salvio Huix, de Lleida; Manuel Basalto, de Jaén, y Manuel Borràs, que fue obispo auxiliar de la sede tarraconense. Estos mártires murieron perdonando. Y nos llaman a perdonar y a ser, aquí y ahora, artífices de reconciliación y convivencia en medio de todos nuestros conciudadanos en la verdad, el amor, la justicia y la libertad.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 392 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.