Los sacerdotes gallegos se vuelcan con el accidente ferroviario de Santiago: «Dimos consuelo, rezamos, y sobre todo, acompañamos a las familias»

catedral-de-santiagoMédicos, psicólogos, vecinos…  son incontables los héroes anónimos que han contribuido a que, el grave accidente ferroviario producido el 24 de julio en las inmediaciones de Santiago de Compostela, se convirtiera en una ‘ola de solidaridad’ que ha impresionado más allá de las fronteras españolas.

Los sacerdotes de la diócesis compostelana, e incluso muchos que, en aquellos días, se encontraban en el territorio diocesano, se pusieron al servicio de capellanes sanitarios, prestaron apoyo a las familias e incluso, ayudaron a organizaciones sociales.

El Obispo de Santiago de Compostela, Mons. Julián Barrio, visitó el CERSIA el propio día 25 de julio. Allí

Ricardo Vazquez es director espiritual del Seminario Mayor Compostelano y Delegado del Clero. Conoció la noticia en plena plaza del Obradoiro a la que había llegado con un grupo de jóvenes.

«Yo estaba en ese momento con un grupo de jóvenes que venían de hacer el Camino de Santiago, en la Plaza del Obradoiro. Empezamos a recibir noticias del accidente, al principio estábamos desconcertados, se hablaba de 5 ó 6 fallecidos… fuimos hacia el albergue y allí nos enteramos mejor, Llamé al Vicario Episcopal y fuimos con dos de las jóvenes, enfermeras de profesión al Clínico de Santiago. Ellas se pusieron a disposición del personal médico de allí y yo fui a la capellanía. Cuando llegué ya estaban varios sacerdotes, algunos bajaron a urgencias, otros estuvieron con familiares… algunos llegaron al Hospital porque tenían conocidos, familiares o feligreses entre las víctimas»

Varios sacerdotes acudieron al Centro de Información habilitado para las familias la misma noche del 24 y durante los días posteriores.  Unos momentos que ellos mismos señalan como «muy difíciles; los sacerdotes tocamos a diario la muerte, acompañamos a los moribundos, a la familia en el duelo… pero la situación de estos días superaba cualquier preparación». La misma sensación de superación la vivió José Antonio Seoane Ares, Vicario episcopal territorial de Santiago, que se enteró por una llamada del propio director espiritual del seminario: «había informaciones cruzadas… (..) hablamos con el Obispo y fuimos varios sacerdotes al clínico, allí hicimos lo que pudimos»

Ricardo Vazquez apunta «lo único que podíamos hacer era consolar y acompañar a las familias, informar en la medida de lo posible…en una situación así, mostrar que la Iglesia esta con ellos y no era ajena a su sufrimientos (…) algún sacerdote me contó que había confesado gente en el centro de Información, pero sobre todo acompañamos, ayudamos, rezamos por los fallecidos y heridos».  Por otra parte, en todas las parroquias de origen de los fallecidos y en todas las de Santiago, la celebración del Día del Apóstol se realizó un recuerdo especial por las víctimas del accidente.

Los sacerdotes se encuentran impresionados por la respuesta de la gente; tanto de los vecinos de Angrois como de los centenares de personas que, a medianoche del 14, ya colapsaban los centros de transfusión y las unidades móviles para donar sangre. La respuesta del resto de España ha sido también ‘arrolladora’: «nos llamaban sacerdotes de otras diócesis dándonos apoyo, diciendo que iban a ofrecer las Misas, etc». Los sacerdotes han estado presentes todos estos días en hospitales y centros de información.

Como señalan ambos presbíteros «Ahora la tarea está en las parroquias de las familias y fallecidos del accidente, en el acompañamiento, en el apoyo y la oración con las familias» etc.

La Misa Funeral por las víctimas del accidente de Santiago de Compostela se celebrará mañana, 29 de julio a las 19:00h. en la Catedral de Santiago.

 

 

 
Licencia Creative Commons
Este obra de Agencia SIC está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.
Basada en una obra en www.agenciasic.com.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44779 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).