El viaje del papa Francisco a Río de Janeiro

Mons. Lluís Martínez SistachMons. Lluís Martínez Sistach      El papa Francisco presidirá esta semana los actos centrales de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Será el primer viaje internacional de su pontificado, y los actos se desarrollarán en Río de Janeiro (Brasil) desde mañana lunes hasta el próximo domingo.

Además de presidir los actos principales de la JMJ, este viaje es también el primero que realiza el Santo Padre al mundo latinoamericano, su continente. En este sentido, es muy significativo que el Papa haya querido dedicar todo un día –el miércoles 24 de julio- a visitar el santuario de la Inmaculada Concepción de Aparecida, patrona del Brasil. Este gesto expresa la gran devoción del papa Francisco a la Virgen María, manifestada en muchos gestos desde los mismos días posteriores a su elección, y también la dimensión de este viaje para todo el mundo latinoamericano.

La visita a Aparecida le suscitará sin duda muchos recuerdos personales, ya que allí se reunió el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en su última asamblea, y el que entonces era el arzobispo de Buenos Aires tuvo un destacado papel en la preparación del llamado “Documento de Aparecida”, que indica las prioridades de la Iglesia católica en América del Sur y el Caribe en los comienzos del siglo XXI.

La presencia del papa Francisco en un país emergente, de gran influencia en todo el continente sudamericano, es también una oportunidad para que el nuevo Papa dé a conocer su pensamiento sobre la situación de aquellas sociedades y sobre la misión de las comunidades católicas. Responden, sin duda, a esta preocupación los encuentros del Papa con los dirigentes de Brasil en el Teatro Municipal de Río –por lo tanto, en un especio cívico- y el encuentro con los cardenales y obispos del país y de toda la región en el Centro de Estudios Sumaré, también en Río. Es muy previsible que este viaje ofrezca indicaciones valiosas sobre las orientaciones del nuevo Papa tanto para América Latina como para toda la Iglesia católica.

Los actos del programa papal con los jóvenes también tienen un marcado sentido social y evangelizador. El sentido evangelizador está muy presente en el lema de la JMJ, que son las últimas palabras de Jesús a los Apóstoles según el Evangelio de San Mateo: “Id a todos los pueblos y hacedlos discípulos míos”. Benedicto XVI, que sin duda rezará desde su retiro del Vaticano por los frutos del viaje de su sucesor de cara a los jóvenes, en su mensaje de convocatoria de esta JMJ ya los animaba a hacerse testigos de Cristo y construir un mundo mejor que el de sus padres. Tendré el gozo de participar en esta Jornada de Río y de realizar las catequesis que se dan los tres días previos al encuentro con el Papa.

Habrá que seguir atentamente los hechos y las palabras del Papa durante los próximos días. Los jóvenes cristianos de las diócesis catalanas –el viaje a Río, en las actuales circunstancias, no ha sido posible para muchos- se reunirán en un encuentro interdiocesano en Llinars del Vallès, en sintonía con los acontecimientos de la Jornada de Río.

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.