FIESTA DE LA VIRGEN DEL CARMEN PATRONA DE LAS GENTES DE LA MAR – Rema mar adentro – Por tu palabra echaré las redes

Mons. Vicente Jiménez ZamoraMons. Vicente Jiménez  Zamora     El 16 de julio celebramos la fiesta de la Virgen del Carmen, venerada por los fieles con devoción tierna y filial. Es una festividad entrañablemente popular en muchos lugares del interior de nuestra Diócesis de Santander, pero especialmente es una fecha muy significativa para las gentes de la mar, que honran a la Virgen del Carmen, como a la Estrella de los mares. A Ella, durante las largas singladuras van dirigidos los mejores pensamientos y oraciones de los marineros, sintiéndola siempre muy cercana, sobre todo en los momentos de apuro y dificultad. Como Obispo de la Diócesis de Santander deseo expresaros mi cordial felicitación en la fiesta de la Virgen del Carmen, vuestra Patrona. ¡Felicidades, familias marineras!

La belleza y colorido de esta fiesta con la participación en la Santa Misa, la procesión con la imagen de la Virgen por la mar, el canto de la Salve Marinera y la alegría que todo lo inunda, es expresión de la fe, religiosidad y cultura de nuestras gentes marineras.

El mar no sólo es un lugar de disfrute de vacaciones de verano, sino, sobre todo, es el escenario de la  vida de tantas personas de la marina mercante y de la pesca, que viven del mar, que en él se afanan y faenan, que experimentan sus riesgos y peligros y donde practican la solidaridad y la fraternidad.

Es una Jornada para sensibilizar a nuestra Iglesia y a la sociedad sobre las necesidades de las gentes de la mar y para apoyar las justas reivindicaciones de sus derechos.

Nuestra Iglesia Diocesana, solidaria con los gozos y esperanzas, angustias y tristezas de las gentes de la mar, quiere servir el Evangelio de la esperanza a los pescadores, marinos, esposas e hijos, especialmente a través del servicio del Secretariado  de la Pastoral del Mar y de la presencia de sacerdotes y agentes de pastoral en las parroquias de las villas y pueblos marítimos de nuestra costa de Cantabria. De este modo les hace presente la cercanía del Señor Jesús que tuvo una relación especial con los pescadores de su tiempo, especialmente con los Apóstoles que tenían este oficio, y que desarrolló una buena parte de su actividad evangelizadora en el mar de Galilea o en sus orillas.

 

Debemos ser conscientes de que nuestros pueblos de la costa tienen una fuerte impronta marinera y que su fe, religiosidad y cultura deben estar presentes en nuestras programaciones pastorales y en nuestros servicios evangelizadores. Es bueno que estemos cerca de las Cofradías de pescadores para que recobren su identidad original. La parroquia debe seguir siendo fuente de alegría y esperanza apostólica para la revitalización de la vida cristiana, mediante el anuncio de la Palabra, la celebración de los sacramentos y el testimonio de la caridad. Debemos posibilitarles que descubran su dignidad de hijos de Dios, que han de manifestar en todos los aspectos de su vida.

El lema de la Jornada de este año es: “Rema mar adentro. En tu nombre echaré las redes”. Se refiere a la escena de la pesca milagrosa en el mar de Galilea. En este Año de la fe, acogemos la invitación del Señor a introducir a todas las gentes de la mar en el camino de la Nueva Evangelización, como nos propone también nuestra Programación Pastoral Diocesana.

Desde esta carta pastoral agradezco de corazón las tareas del Sr. Director del Secretariado Diocesano de la Pastoral del Mar, D. Julián García Liaño, de los sacerdotes, miembros de vida consagrada y de cuantas personas trabajan en este importante Apostolado del Mar.

Que la Virgen del Carmen, “Stella maris”, Estrella del mar, encienda en nosotros la llama de su amor y socorra a sus hijos en las singladuras de la vida, especialmente en el mar. ¡Virgen del Carmen, ruega por todas las familias marineras de nuestra Diócesis de Santander!

+ Vicente Jiménez Zamora

Obispo de Santander

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.