Cine: Estrenos de la semana

Perdidos en la nieve

cabeceraBasada  en un hecho real: El 27 de abril de 1940, un bombardero de la Luftwaffe pilotado por Horst Schopis –que ahora tiene 98 años– fue derribado por un caza de la RAF (Real Fuerza Aérea) en Grotli que también se estrelló. De las dos tripulaciones, tres alemanes y dos ingleses se refugiaron en la misma cabaña y se enfrentaron juntos al crudo invierno noruego. La convivencia hace surgir amistades inesperadas y las reglas bélicas pierden importancia.

El hipnotista

Hypnotisoren i regi av Lasse HallstromAdaptación del bestseller de Lars Kepler. El salvaje asesinato de una familia en su casa de Estocolmo inicia una investigación policial. La falta de pistas hace que el comisario judicial Joona Linna solicite la ayuda de un hipnotizador, Erik Maria Bark, para interrogar al único superviviente, un chico de 15 años, en estado de shock. La investigación toma un giro inesperado cuando el hijo de Bark es secuestrado. Joona y Erik Maria tendrán que trabajar juntos para resolver ambos misterios.

Sola contigo

María Teresa Maradei es una mujer exitosa a ojos de la sociedad. Lo ha conseguido todo, o casi todo; sin embargo, tras varios años de luchar contra un pasado tortuoso no ha sido capaz de recuperar lo que más importa. En ese camino hacia la autodestrucción María recibe una terrible amenaza. Una llamada telefónica le asegura que la va a matar, pero que antes de hacerlo deberá pedir perdón a todos aquellos a los que hizo daño.

Carne de Perro

La carga de un pasado oscuro y la búsqueda de una nueva identidad que se pierde entre sus fantasmas y fijaciones son las líneas argumentales con las que se presenta esta cinta destinada a un público adulto. Un ex torturador que intenta reinterpretar su vida y darle un nuevo norte a su existencia pero atado a las consecuencias de sus anteriores actos.

Niños grandes 2

5La segunda parte de Niños Grandes llega a los cines sin excesivos cambios en la línea de sus personajes. Lenny se ha trasladado con su familia a la pequeña ciudad donde tanto él como sus amigos se criaron. En este caso son los hijos los que dan ejemplo a sus mayores en el último día de clases.

 

El vendedor

La afirmación serena del sentido de la vida

el vendedor (4)Nos llega con dos años de retraso una pequeña joya del cine canadiense, la ópera prima de Sèbastien Pilote que, además de arrancar aplausos en los festivales de Los Ángeles, Boston y  Río de Janeiro, obtuvo los Premios de la crítica (Fipresci) en los festivales de San Francisco, Mannheim y Turín, todos en 2011.

Marcel Lévesque (Gilbert Sicotte) es un viudo que trabaja en un concesionario como vendedor de coches. Durante meses, bajo una interminable y continua nevada, trata de vender coches con tanto oficio y profesionalidad, que lleva muchos años consiguiendo el diploma al Mejor Vendedor del concesionario. Ya ha pasado su edad de jubilación, pero él sigue trabajando porque es toda su vida, no sabe hacer otra cosa, y sobre todo… ya no hay nadie en casa que le espere. Sólo le quedan su hija y su nieto, con los que mantiene una cariñosa y cercana relación. Marcel es ante todo un caballero, educado, cortés, buen compañero, pendiente siempre de comprar refrescos para sus colegas de trabajo. Y aunque no practica mucho, es un creyente sincero, que enseña el padrenuestro a su nieto, y que reza a la Virgen para pedir su protección. Como telón de fondo hay un tema social de actualidad: casi todos los trabajadores de la comarca viven de una fábrica de papel, que está en suspensión de pagos desde hace más de un año y cuyo cierre es inminente. Marcel se siente solidario con ellos, aunque no puede hacer nada para mejorar su situación.

el vendedor (1)Realmente sorprende esta película canadiense que, además de los premios citados en el encabezamiento, tras su paso por el festival de Sundance, triunfó en certámenes periféricos como el de Bombay (Gran Premio del Jurado y premio al mejor actor) y su protagonista obtuvo el Premio Jutra canadiense al mejor Actor. Sorprende, porque hace añicos cualquier expectativa convencional que tenga el espectador respecto al desarrollo de su trama. Pero si la vida no se rige según el modelo clásico de planteamiento, nudo y desenlace, esta cinta de Sèbastien Pilote tampoco lo hace. Nos muestra un trozo de vida, con sus alegrías, sus dolores, sus silencios, sus ausencias, sus compañías y soledades. Y ya está. Pero, lejos de resultar tediosa, la película reconforta porque hay mucha verdad en la vida aparentemente anodina del protagonista Marcel Lévesque. Sobre todo brilla una suave positividad última que mantiene al personaje de pie a pesar de los sucesos terribles que le van a golpear. Si los personajes de la cacareada Amour, de Hanecke, se rinden a la tentación de la nada y el sinsentido, dejando que el rencor a la vida lo invada todo, Marcel afirma con su sobria y melancólica existencia un significado profundo de las cosas. No estamos hablando de un personaje vitalista, festivamente inundado de una alegría contagiosa, sino de un hombre sereno, estable, un hombre austero que parece erigido sobre sólidos cimientos y básicas certezas. Nada hay de heroico o espectacular en su vida, a no ser que consideremos propio de un héroe caminar erguido en medio de un mundo de amargos sinsabores. Este Quijote posmoderno no tiene más ideal que el de una vida honesta y el del trabajo bien hecho, no articula sofisticados discursos ni se apoya en coartadas intelectuales.

el vendedor (3)Es fácil imaginar que, después de lo dicho, El vendedor requería como pieza fundamental un actor capaz de hacer un trabajo de interiorización profunda del personaje, un actor que supera transmitir todo con la mirada y sostener numerosos primeros planos sin atisbos de histrionismo o sobreactuación. El guionista y director Pilote tuvo la fortuna de encontrar todo ello en el actor de Quebec Gilbert Sicotte, muy conocido en las series de televisión canadiense. En realidad todo el reparto está tocado de esa contención, un reparto en el que no hay antagonistas, más allá de la nieve y la crisis económica.

El paisaje nevado es fundamental para sintonizar con las vivencias más íntimas de los personajes, mostrados a través de esos largos travellings desde la ventanilla de un coche con la partitura para piano seleccionada por Sébastien Lépine. Desde luego, no estamos ante una película de consumo, para ver al compás de la degustación de palomitas. El vendedor es una cinta para los que creen que el cine es un arte que ayuda a asomarse en el misterio de la vida, y descubrir en él y en ella los destellos de la verdad.

Juan Orellana, en Alfa y Omega

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42804 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).