Estuve en la cárcel y me visitaste. A propósito de la UTE

Mons. Jesus Sanz MontesMons. Jesús Sanz      Hay una especial sensibilidad hacia todos aquellos que han cometido en su vida algún tipo de delito. La sociedad no desea la impunidad para quien ha podido aprovecharse de otros, hacerles daño, generando sufrimiento que ha llegado incluso a la muerte. No estamos hablando de cualquier cosa. Y como una especie de constante en la historia de la humanidad, la sociedad se ha dado siempre leyes que pusieran mesura y justicia en la convivencia entre las personas con sus derechos y sus deberes. Si tal convivencia quiebra y se pervierte, esas mismas leyes arbitrarán una justa pena para quien ha delinquido, aunque tantas veces no logre modificar y redimir el mal infligido.

Estamos asistiendo en nuestro mundo a una serie de violencias, terrorismos, extorsiones, robos, corrupciones y abusos de todo tipo. La crisis económica que nos asola y acorrala no responde únicamente a un desajuste en las balanzas comerciales de los países ni a una turbulencia pasajera en los índices bursátiles de las Bolsas internacionales. Tiene antes una causa que nutre y hasta jalea esta situación que tanto daño hace a los más inocentes y vulnerables como vemos en tantas familias y en tantos pobres. Esa causa no es otra que la crisis moral que ha introducido el relativismo ético más frívolo, que siempre pretende beneficiar a los poderosos en su avidez: poder económico, poder político, poder mediático. No importan los medios para los fines propuestos: la mentira, la violencia, el chantaje, la ignorancia, los arreglos entre ellos y un largo etc.

Con estas estamos, llenos de perplejidad asustada y legítimo temor. En medio de esta realidad estuve el domingo en el Centro Penitenciario de Villabona (Asturias). Pasé toda la tarde con casi un centenar de internos. Primero celebramos la misa con una alta participación de todos ellos. Atentos a lo que allí celebrábamos, con todo su interés y agradecimiento. Me acompañaba algún sacerdote más con ese extraordinario equipo de la pastoral penitenciaria (curas, religiosas y laicos) que han hecho vida la bienaventuranza de Jesús: estuve en la cárcel y me visitasteis.

Tras la misa, un buen rato de diálogo a corazón abierto. Hombres y mujeres en su mayoría jóvenes, abrían su sinceridad. Reconocen que han hecho cosas mal en su vida, y como pueden y saben piden perdón, aceptando la pena que en prisión están cumpliendo. Pero había una importante variante: no están sin más esperando a que finalice su pena carcelaria. Ellos quieren reinsertarse el día de mañana con su propia humanidad que ha aprendido de sus errores estando dispuestos a recomenzar su vida de un modo nuevo, con sus familias, con sus trabajos, con su manchada dignidad.

Y es aquí donde volví a sorprenderme en Villabona como la primera vez. De ahí partió un proyecto educativo de reinserción que se llama UTE (Unidad Terapéutica Educativa). Es conocido su prestigio en España y fuera de nuestro país. Claramente iluminadora es la estadística de los presos reincidentes que acaban volviendo a la cárcel tras su puesta en libertad: basta comparar los que reinciden proviniendo de los módulos normales y los que provienen de las UTE. Cuando ves que hay gente realmente dispuesta a volver a empezar de un modo nuevo alejados de sus errores, con un sincero arrepentimiento que les lleva a intentar una vida distinta; cuando ves a funcionarios que creen en este modelo diverso de prisión; cuando ves a gente de Iglesia comprometida con la pastoral penitenciaria, entonces rompes una lanza por esta experiencia mientras deseo de que no se manipule ni se cercene por nadie esta posibilidad rehabilitadora.

Yo ni puedo ni debo entrar en ciertas polémicas de carácter político de diverso signo que pueden hacer de la UTE una bandera demagógica para intereses de partido. Pero atestiguo el valor de la experiencia como tal, que ha conseguido no sólo salvar a las personas sino también a sus familias. Alzo mi voz para apoyar todos los esfuerzos sinceros sin intromisiones indebidas para sacar adelante esta hermosa experiencia donde las personas son devueltas a la sociedad con la esperanza real de haber cambiado de vida.

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 397 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.