Comunicado de la diócesis de Tui-Vigo ante la crisis naval de Vigo

Tui-vigo Obispo Luis QuinteiroMons Luis Quinteiro     La Diócesis de Tui-Vigo ante la grave crisis que afecta actualmente al sector naval, quiere manifestar su solidaridad con todas y cada una de las personas y las instituciones afectadas. La mayor parte de la ciudadanía ha percibido claramente que estamos ante una situación que  amenaza la estabilidad de numerosos puestos de trabajo, aumentará los recortes salariales, los expedientes de regulación de empleo y el paro. Adquiere así esta crisis unas dimensiones tan amplias que se hace presente e invade  nuestra vida cotidiana.

Informe FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada) para el año 2013 constata que el porcentaje de hogares en los que todos los activos están sin trabajo ha aumentado del 2,5% al 10,6% del total de hogares.

A la crisis que ya estaba sufriendo la industria naval por la falta de contratación a la vista, por las dificultades para cobrar las reparaciones ya efectuadas y por muy diversos problemas en las pesquerías, hay que añadir ahora la posibilidad de que Bruselas, en plena crisis económica por la que está pasando nuestro país, le obligue a devolver los millones de euros  que ha recibido como ayuda en los últimos años.

Vigo ha vivido siempre del mar y cara a la mar. Por eso, la grave crisis que afecta al sector empaña el presente y nubla el futuro de nuestra ciudad.

Es este el momento de proponer con toda la fuerza de que somos capaces que hay algo mucho más serio en la economía, en el mundo laboral e industrial, que el baile de cifras en términos de ganancias, pérdidas, o préstamos. El bien común requiere que el mercado y la economía se organicen no desde sí y para sí, sino para lograr que todas las personas, individual y socialmente consideradas, puedan vivir plenamente todas las dimensiones que dimanan de su dignidad humana. No podemos olvidar que en el centro de la economía y de la sociedad debe situarse a la persona, y a todas las personas por igual.

Los hechos son realmente graves e interpelantes. No podemos esconder la cabeza ante lo que está ocurriendo ni, mucho menos, mirar hacia  otro lado frente al sufrimiento de tantas personas.

La crisis económica que se cierne ahora con toda su crudeza sobre el sector naval vigués es una llamada a todo hombre de bien, a los cristianos, y a nuestra Iglesia diocesana, para fomentar actitudes  de  ojos abiertos y corazones compasivos respecto a los rostros sufrientes de la crisis, instando también a los organismos implicados a buscar las soluciones más idóneas, desde los irrenunciables principios del bien común, del destino universal de los bienes y de la solidaridad.

+ Luis Quinteiro Fiuza,

Obispo de Tui-Vigo

 

Mons. Luis Quinteiro
Acerca de Mons. Luis Quinteiro 54 Articles
Don Luis Quinteiro Fiuza, nace en Sabrexo (Vila de Cruces-Pontevedra) en el año 1947. Ingresa en el Seminario Menor de Belvís de Santiago de Compostela en 1958. Unos años después, en 1966, siendo seminarista mayor, comienza sus estudios teológicos en la Pontificia Universidad de Comillas (Santander) y, trasladada esta universidad a Madrid, obtiene el grado de Licenciado en Teología y realiza los cursos de doctorado. En Junio de 1971 es ordenado presbítero en Madrid, en la Iglesia de I.C.A.I. de los Padres Jesuitas. En 1978 va a Roma para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. Durante esta estancia en la Ciudad Eterna, se especializa en Filosofía Contemporánea y realiza varios cursos y seminarios sobre el estudio y pensamiento de Karl Marx En 1981 asiste en Alemania a unos cursos da Hochschule für Philosophie de Munich. Es Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidade Gregoriana de Roma, con una tesis sobre el Realismo Transcendental, en la que obtiene la cualificación de Summa cum laude. En su diócesis de origen ha desarrollado una intensa labor pastoral e intelectual: coadjutor de la Parroquia de San Juan, Director de la Residencia Universitaria “Burgo de las Naciones”, Formador y Profesor del Seminario Menor y Capellán de de la Residencia Universitaria “Padre Míguez” de las religiosas Calasancias de la Divina Pastora. En el año 1982 es nombrado Profesor del Instituto Teológico Compostelano y director del Centro de Formación Teológica de Seglares de la Archidiócesis. En el año 1992 será Director del Instituto Teológico Compostelano y en 1997, Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela. En 1999 el Papa Juan Pablo II le nombra Obispo titular de Fuerteventura y Auxiliar de Santiago de Compostela, siendo ordenado el 19 de junio siguiente. Su lema episcopal “Beati Misericordes” (Mt 5,7), recoge una de las Bienaventuranzas, en la cual el Señor invita a sus discípulos a recorrer el camino de la misericordia que tiene su punto de partida en la misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo. En el año 2002 se le designa Obispo de Ourense, diócesis en la que ha permanecido siete años. Pertenece en la Conferencia Episcopal Española a la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe y a la de Migraciones; siendo en esta última el Obispo Promotor del Apostolado del Mar. El 28 de enero del presente año se hizo público su nombramiento como Obispo de Tui-Vigo. En la Santa Iglesia Catedral de Tui, toma posesión el día 24 de abril de 2010; y en el día siguiente realiza la entrada en la Con-Catedral de Vigo.