“Firmes y Valientes Testigos de la Fe” – Próxima Beatificación en Tarragona de cerca de quinientos Mártires de la persecución religiosa en España durante los años 30 del siglo pasado

Mons. Manuel UreñaMons. Manuel Ureña     En el año de gracia de 2001, la Congregación para las Causas de los Santos confió a nuestra Conferencia Episcopal la orientación y la coordinación de las muchas Causas de los mártires del siglo XX en España. Se trataba de evitar la dispersión y la desorientación en el modo de proceder, habida cuenta del número tan elevado de mártires. Con  este fin principal, la Conferencia Episcopal Española creó aquel mismo año una Oficina para  coordinar las Causas de dichos mártires. Y, a decir verdad, esta oficina ha venido prestando un magnífico apoyo doctrinal y práctico a las diversas partes actoras.

Tan estrecha colaboración de nuestra Conferencia con la Congregación para las Causas de los Santos estaba llamada a dar espléndidos frutos. En efecto, en el propio 2001, la Congregación, reunida con todos los postuladores, estableció dos grupos de mártires de unos 500 cada uno: el primero, con las Causas que habían entregado la Positio hasta 1997; y el segundo, con las Causas que habrían de entregar aquélla hasta 2002. Pues bien, la pronta aceptación por la Conferencia de la decisión de la Congregación hizo posible la primera beatificación conjunta de 498 mártires pertenecientes a 23 causas, que se celebraría en Roma el 28 de octubre de 2007.

El éxito pastoral de aquella beatificación mostró a los obispos españoles que el camino emprendido era bueno. Por lo cual, la Asamblea Plenaria de nuestra Conferencia Episcopal, en su reunión de noviembre de 2008, determinó el número de causas que se habrían de incluir en una nueva beatificación conjunta. Y la misma Asamblea Plenaria, en su reunión de abril de 2011, al aprobar el Plan Pastoral para este quinquenio, votó a favor de que la beatificación prevista se celebrara en 2013, Año de la Fe, y que fuera aquélla considerada como uno de los actos principales de dicho año. Finalmente, la Asamblea Plenaria de nuestra Conferencia Episcopal de noviembre de 2012 aprobó que la así llamada Beatificación del Año de la fe se celebrara en Tarragona. Y esta misma Asamblea, reunida entre el 15 y el 19 del pasado mes de abril, estableció de forma definitiva que la beatificación se celebrase el domingo 13 de octubre.

Sin duda, hay motivos serios que justifican la elección de Tarragona como sede de la beatificación. No olvidemos que en la antigua urbe de Tarraco, Madre de Caesaraugusta, se conserva la tradición de los primeros mártires hispanos. Allí, en el anfiteatro romano, dieron su vida por Cristo, el año 259, el obispo San Fructuoso y sus diáconos San Eulogio y San Augurio. El propio San Agustín se refiere con admiración a su martirio. Por otra parte, hay que reconocer que la causa más numerosa es precisamente la de Tarragona, con 147 mártires, entre los que se cuentan el obispo auxiliar, Manuel Borrás, y 66 sacerdotes diocesanos.

En cuanto al número de los nuevos beatos, la Santa Sede ha aprobado el Decreto de martirio de 480 mártires, pertenecientes a 29 causas. Se espera que en breve se publiquen los Decretos de otras 4 causas, que sumarían algunas decenas de mártires más. Entre los 480 mencionados, hay 3 obispos, 79 sacerdotes diocesanos, 3 seminaristas, 391 consagrados y 4 seglares. Respecto de las diócesis en donde fueron introducidas las causas, son aquéllas las siguientes: Ávila, Barbastro, Barcelona, Bilbao, Cartagena, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Jaén, Lérida, Madrid, Menorca, Sigüenza-Guadalajara, Tarragona, Tortosa y Valencia.

En lo que se refiere al programa de actos en Tarragona, desde el día 11 de octubre, aquella diócesis desplegará diversas acciones de acogida a los numerosos peregrinos y ofrecerá distintas rutas para recorrer el itinerario de los primeros cristianos. El acto central será la beatificación del domingo 13, a las 12 horas. Se celebrará en el seno de una Eucaristía solemne presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y representante del Papa Francisco en este  gran evento. La ceremonia se desarrollará en el Complejo Educativo de la Ciudad (antigua Universidad Laboral). Además, el sábado 12, a las 19 horas, se celebrarán vísperas solemnes en la Catedral. Y el viernes 11 y el sábado 12 tendrán lugar en el auditorio Tarraco Arena Plaza tres representaciones de la Pasión de San Fructuoso, a cargo del grupo de la Asociación cultural que lleva el nombre del Santo Mártir Patrón.

La vida de los nuevos beatos ofrece rasgos comunes sobre los que hay que meditar. Ellos fueron verdaderos creyentes, personas de fe y de oración. Ellos fueron también firmes y valientes testigos de la fe que profesaban. Murieron perdonando a quienes les infligían vil e injustamente la muerte. Y corroboraron con la entrega de sus personas la fe creída por su corazón fiel y confesada por sus labios (Cf Rom 10, 10).

Sigamos sus huellas. Imitémosles. Ellos nos marcan el camino y la meta de la vida. Y, como dice reiteradamente el Papa Francisco, no nos avergoncemos  de ir contra corriente, de ser contraculturales, como lo fueron los mártires, si así lo exige en un momento determinado la salvaguarda de los derechos de la verdad. Pues nos salvarán el conocimiento y la práctica de la verdad, no el conocimiento y la práctica de lo social y culturalmente correcto.

† Manuel Ureña,

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Articles
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia. Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe. Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986). Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.