Escuchemos a los jóvenes (I)

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas   Con frecuencia he escuchado a los jóvenes. Por eso os propongo leer los testimonios de algunos de ellos a los que he confirmado durante estos últimos meses con el don del Espíritu. Concretamente, al finalizar la celebración de la confirmación de catorce jóvenes de dos parroquias del Bajo Ampurdán, algunos de ellos, micrófono en mano, y ante todos los presentes —padres, familiares, amigos, padrinos, feligreses— proclamaron lo que podréis leer seguidamente. Personalmente lo he hecho más de una vez porque infunde esperanza en nuestra labor de sembradores del Evangelio. 

         Ahora que hemos confirmado la fe que nuestros padres iniciaron el día de nuestro bautismo, queremos explicaros lo que para nosotros ha sido seguir este camino.

         Ha sido un proceso largo pero caracterizado por un constante aprendizaje. Hemos hablado de Jesús de forma distinta a como estábamos acostumbrados a hacerlo: ha pasado de ser una figura lejana a ser alguien mucho más cercano. Hemos conocido muchos aspectos de su vida que ignorábamos. Hemos descubierto la fe que nos acompañará vayamos donde vayamos, que nos ayudará en los momentos difíciles. Hemos descubierto que siempre será lo último que perderemos, porque Dios nos ama tal como somos.

         Actualmente la sociedad  está inmersa en una profunda crisis que va más allá del plano económico. Es una crisis que pide confianza en Dios, abandonarse a su voluntad. El hombre ha dejado de contemplar a Dios y vive inquieto por su futuro. Por este motivo, hoy en día, ser joven y cristiano no es fácil. Nosotros rompemos esquemas, nos reivindicamos. No queremos que esta fe que hemos descubierto se quede únicamente en nosotros. Nuestra fe es acción, y queremos que quienes están más cerca de nosotros también descubran la experiencia.

         Muchos de nosotros hemos hallado muchas respuestas durante estos dos años. En nombre de todos damos las gracias a nuestros sacerdotes (aquí escribían los nombres de los párrocos de ambas parroquias), a toda la comunidad cristiana, y a nuestros catequistas (aquí citan sus nombres).

         Esta celebración es el punto de partida hacia la realidad de la vida cristiana. Afrontaremos estos momentos con fuerza e ilusión porque representan el inicio de una nueva etapa en la que continuaremos el camino de la fe.

         Nosotros, jóvenes de las parroquias de… (aquí figuran los nombres de ambas parroquias), y que hoy hemos recibido este sacramento, queremos deciros que deseamos formar parte activa de la comunidad cristiana para que así, impulsados por el Espíritu, podamos ser levadura del Reino en medio de la realidad en que habremos de vivir, y nos comprometemos a ser:

         Levadura de paz en un mundo de violencias, guerras, odios y rencores.

         Levadura de justicia ante tanta marginación, racismo, explotación y violación de los derechos humanos.

        Levadura de vida ante tantos atentados ecológicos o contra la vida de las personas, como el terrorismo, el asesinato, el aborto o el suicidio.

         Levadura de la verdad frente al engaño, la mentira o las medias verdades, tan presentes en nuestro entorno.

         Levadura de amor ante tantas actitudes de egoísmo que llevan a las personas a acercarse a si mismas y a olvidarse de los demás.

         Levadura de gracia buscando cumplir la voluntad del Padre como lo hizo Jesús, dejando de lado todo aquello que pueda apartarnos del camino de felicidad que Dios quiere para todos y cada uno de nosotros. 

(continuará la próxima semana, porque vale la pena escuchar a estos jóvenes y comentar lo que nos dicen). 

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

 

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 424 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.