Pastoral Juvenil: Peregrinación a Fátima y el Rocio con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2013

Mons. Carlos EscribanoMons. Carlos Escribano       Aun está en el recuerdo de todos, el gran acontecimiento de fe que supuso la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid en el verano de 2011. Especialmente para los jóvenes peregrinos de Teruel que participaron en el mismo; para muchos de ellos supuso un reencuentro con la persona de Jesús y para la pastoral juvenil de nuestra diócesis un importante revulsivo. El Papa Benedicto XVI les invitaba a ser testigos de Jesús en su despedida en el Aeropuerto de Barajas: “Ahora vais a regresar a vuestros lugares de residencia habitual. Vuestros amigos querrán saber qué es lo que ha cambiado en vosotros después de haber estado en esta noble Villa con el Papa y cientos de miles de jóvenes de todo el orbe: ¿Qué vais a decirles? Os invito a que deis un audaz testimonio de vida cristiana ante los demás. Así seréis fermento de nuevos cristianos y haréis que la Iglesia despunte con pujanza en el corazón de muchos”. Minutos antes, en el aeródromo de Cuatro Vientos, el Papa anunciaba que la sede de la próxima JMJ sería en Río de Janeiro en el verano de 2013.

El tiempo trascurre muy deprisa y el verano de 2013 ya está aquí. A finales de este mes tendrá lugar la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil y con el Papa Francisco, que vuelve por primera vez a América, la tierra que le vio nacer, desde que fue elegido Romano Pontífice. El Papa argentino sigue animando a los jóvenes a encontrase con Jesús y a poner en Él su esperanza. Les decía recientemente: “Antes que nada desearía decir algo a todos vosotros, jóvenes: ¡no os dejéis robar la esperanza! Por favor, ¡no os la dejéis robar! ¿Y quién te roba la esperanza? El espíritu del mundo, las riquezas, el espíritu de la vanidad, la soberbia, el orgullo. Todas estas cosas te roban la esperanza. ¿Dónde encuentro la esperanza? En Jesús pobre, Jesús que se hizo pobre por nosotros”. (Francisco, discurso a jóvenes estudiantes 7 de junio 2013).

Uno de los objetivos que propone nuestro plan diocesano de pastoral para el próximo curso es acompañar a nuestros jóvenes para que se encuentren con Jesús y se conviertan en auténticos evangelizadores de los demás jóvenes. En ese contexto, la  Delegación Episcopal de Pastoral Juvenil ha organizado una peregrinación para los jóvenes de nuestra diócesis para participar, desde la distancia, en la Jornada Mundial de la Juventud a la que asistirá el Papa Francisco. No nos desplazaremos hasta Brasil, pero nos uniremos a la peregrinación de jóvenes que organizan las diócesis andaluzas a la ermita del Rocío (Huelva), por invitación expresa de la diócesis de Jerez. Antes de que nuestros jóvenes se encuentren con los demás participantes junto a “La Blanca Paloma”, tendrán la ocasión de peregrinar al Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Portugal, para conocer de cerca la figura de aquellos jóvenes pastores que dieron al mundo un precioso testimonio de fe en sus encuentros con la Virgen María a principios del siglo pasado. Una peregrinación hecha de la mano de María, en este Año de la Fe, para ayudar nuestros jóvenes a profundizar en su vida cristiana. Para algunos de ellos, que se han confirmado con entusiasmo en este curso, puede ser un feliz momento para encontrarse con otros jóvenes cristianos y vivir con alegría y esperanza su compromiso creyente después de culminar su iniciación cristiana.

Os invito a que recemos por nuestros jóvenes peregrinos y por todos los participantes en la JMJ de Río de Janeiro. ¡Que el Señor, por mediación de María, salga al encuentro de nuestros jóvenes para que se decidan a seguirle con autenticidad!

+ Carlos Escribano Subías,
Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 176 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.