Dos marineros y un cabo reciben su Primera Comunión en la Fragata Numancia de misión contra la piratería en el Océano Índico

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAEste pasado domingo 30 de junio dos marineros y un cabo de la dotación de la Fragata Numancia, que navega por el Océano Índico en la Misión “Atalanta” contra la piratería, han recibido a Jesucristo en su Primera Comunión. Ellos son una alegría para la Iglesia además de un ejemplo de fe. Como lo son el marinero que se prepara para el Bautismo y los dieciocho que se forman para la Confirmación (desde oficiales hasta marineros), que recibirán estos sacramentos ya en tierra, además de los veintiséis marineros, suboficiales y oficiales que se instruyen para el sacramento del Matrimonio.

Porque en esta “Operación Atalanta”, frente a las costas de Somalia, navegando por el Océano Índico, trabajando duro cada singladura, cortando procelosas aguas agitadas por las borrascas del Monzón, estos militares son un ejemplo de compromiso cristiano. Se preparan sacramentalmente, a pesar de las exigentes jornadas, con turnos de trabajo apretados, en los que encontrar un hueco para la catequesis es una tarea delicada, sin importarles el cansancio, provocado por sus responsabilidades y por el estado de la mar, con sus fuertes corrientes, vientos y oleaje. Cursos, catequesis y conversaciones, en cualquier oportunidad, sobre Dios y la fe, en los que participan con interés y provecho.

Tras las confesiones, comenzó el Santo Sacrificio de la Misa, en el comedor de marinería, porque la mar gruesa y el fuerte viento impedían celebrarla al aire libre, en la cubierta de vuelo, a popa. Contó con la asistencia de un gran número de miembros de la dotación de la “Numancia”, encabezados por el Comandante CF. Luis Díaz-Bedia Astor y el Segundo Comandante CC. Francisco Javier Ruiz Ruiz de Cortázar, además de la mayoría de los oficiales, suboficiales y marinería que no estaban implicados en su turno de labores operativas. La homilía versó sobre el amor de Dios a cada uno de los presentes, la belleza de la vocación militar y marinera de los cristianos desde los tiempos de Nuestro Señor Jesucristo y la alegría de recibir a Dios en el misterio de la Eucaristía.

Un Alférez de Fragata proclamó las lecturas, los catequizados renovaron sus promesas bautismales de renuncia al Mal y de fe en Dios, y también leyeron las peticiones. El coro de marineros acompañó con sus guitarras y cantos la ceremonia y, como cada día, la presencia real de Cristo en la Eucaristía hizo del vientre de hierro de nuestra Fragata “Numancia” un sagrario. La devoción, alegría y fe de los participantes fue un regalo espiritual y una inyección de moral para todos.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42829 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).