XXI Peregrinación de la Hospitalidad Diocesana de Nuestra Señora de Lourdes de Zaragoza al Santuario de Nuestra Señora de Lourdes en Francia

Mons. Manuel UreñaMons. Manuel Ureña     Ciertamente, el santuario de la Virgen de Lourdes quedó afectado por las inundaciones producidas en él tras las violentas tormentas que azotaron diez departamentos franceses en los primeros días de la tercera decena del pasado mes de junio.

Pero no hay motivos para preocuparse. Los responsables de aquel santuario informaron oportunamente que no había sido anulada ninguna de las peregrinaciones convenidas, si bien, como es obvio, el programa concreto de las peregrinaciones que se realicen en las próximas semanas puede que sufra alguna variación.

Por de pronto y siempre contando con la ayuda de Dios, el viernes, 5 de julio, a las 8´30 horas de la mañana, dará comienzo la peregrinación zaragozana de este año a Lourdes con la celebración de la Eucaristía en la Basílica del Pilar. A las 12´30 horas, tendremos el almuerzo en el aparthotel Jacetania. Y, a las 21´15 horas, está prevista la llegada de nuestra hospitalidad a la Basílica de la Inmaculada en la ciudad de Lourdes.

El sábado, 6 de julio, comenzaremos el día con la celebración de la Misa y del sacramento de la Penitencia en su fórmula IIª, a saber, celebración comunitaria de este sacramento con confesión individual y con absolución también individual. En torno a las 11 horas celebraremos el Vía Crucis: el del Calvario, para los peregrinos; y el de la pradera, para los enfermos. Por la tarde, concretamente a las 16´30 horas, acompañaremos a los enfermos en su paso por la Gruta. Una hora después, viviremos la celebración del agua. Y concluiremos la jornada, a las 21 horas, con el Rosario de la Procesión de Antorchas.

El domingo, 7 de julio, XIV del Tiempo Ordinario, participaremos, a las 9 de la mañana, en la Misa internacional, que será celebrada esta vez no con todos los peregrinos presentes en Lourdes ni tendrá lugar en la Basílica subterránea de san Pio X, pues ésta permanece todavía cerrada a causa de las inundaciones. Su celebración será por grupos lingüísticos y en varias sedes. Los peregrinos de lengua española celebraremos en la iglesia de Santa Bernadette. A las 17´00 horas, tendremos la procesión y la bendición de enfermos, actos a los que asistirá toda la peregrinación. Y el día se cerrará, a las 20:30 horas, con la celebración de la fiesta de los enfermos en la sala de Tránsito de la planta quinta.

El 8 de julio, lunes, es el último día de la peregrinación. Celebraremos la Misa en la Gruta a las 8´30 horas de la mañana. Compartiremos en ella el Cuerpo y la Sangre del Señor con los peregrinos de las hospitalidades diocesanas de Valencia y de Plasencia. A las 10´00 horas se prevé en principio el paso de los enfermos por las piscinas. Tendremos el almuerzo a las 12 del mediodía. Y emprenderemos el regreso a Zaragoza a las 14´30 horas.

Como todos los años, pero de un modo especial en éste, por ser el Año de la fe, peregrinamos a Lourdes guiados por la fe en Dios; por la fe en Jesucristo nuestro Señor, su palabra última y definitiva; y por la fe y la confianza en María la Virgen, la Madre del Señor, la mujer creyente por antonomasia.

Nosotros miramos la realidad no con nuestros ojos corporales, sino con los mismos ojos de Dios, con los ojos de la fe, “avec les yeux de la foi”, como decía el P. Pierre Rousselot. Con estos ojos, los realmente verdaderos, los hombres descubrimos que somos personas creadas y, por tanto, contingentes, no absolutas. Descubrimos también que somos débiles, que estamos heridos por el pecado y que somos pecadores, pues hasta el justo peca siete veces al día. Y descubrimos, finalmente, que necesitamos de la ayuda y del auxilio de Dios en todo momento y para todo.

Creamos, pues, firmemente en Dios. Creamos en su Palabra, que es la persona misma de Cristo. Y creamos como creyó María. La mayor y más determinante virtud de María es la fe. Bien lo reconoció Isabel en la conversación habida con su prima durante el “kairós” de la visitación. Llena de Espíritu Santo, dijo aquélla a ésta: “Bienaventurada eres tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá” (Lc 1, 45). Y bien lo confesó el propio Cristo cuando, saliendo al paso de aquella mujer de entre el gentío que había aplaudido y saludado efusivamente a María por ser la madre biológica de tan gran hijo, Él le respondió sin dilación como queriendo corroborar lo afirmado por ella, pero corrigiéndola al mismo tiempo: “Dí, más bien, que son bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen” (Lc 11, 28). María es bienaventurada precisamente por esto.

Cada uno de nosotros peregrina a Lourdes sabiendo perfectamente dónde le duele. Pues bien, creamos con la fe de María y obtendremos en Lourdes la curación de nuestra enfermedad. A Lourdes hemos de ir con la fe de María, con la fe total, con aquella fe incondicionada que quería el Señor para los discípulos: “En verdad os digo que, si tuvierais fe y no vacilarais…, diríais a este monte Quítate y arrójate al mar, y así se realizaría. Todo lo que pidáis orando con fe, lo alcanzaréis” (Mt 21, 21-22). Con verdadero entusiasmo exclamaba el Papa Pío XI el 8 de diciembre de 1933 en el acto de canonización de Bernadette Soubirous: “¡Cuántas personas descarriadas del camino de la vida cristiana han vuelto, gracias a Lourdes, al regazo de su Madre, la Iglesia! ¡Cuántas más, manchadas por el fango del vicio, han sido devueltas, por Lourdes, a una vida mejor! ¡Cuántas otras han sentido allí la llamada divina y han entrado decididamente en los caminos de la perfección! Y, finalmente, ¡cuántos enfermos e impedidos han recuperado allí la salud! Nos mismo – concluía el Pontífice – sentimos la necesidad de ir, con el espíritu y con el corazón, a esta gruta de la Virgen Inmaculada para rendirle nuestro homenaje”.

† Manuel Ureña Pastor,

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Articles
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia. Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe. Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986). Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.