“La caridad de Cristo nos urge” (2Cor 5,14)

Mons. VivesMons. Joan E. Vives    Se acaba de presentar la Memoria de Cáritas Diocesana de Urgell del 2012. Hay que dar gracias a Dios por todos los que son y hacen Cáritas, puesto que lo hacen en nombre de toda la Comunidad Cristiana. Este «gracias» se hace grande, al ver las líneas prioritarias del acompañamiento de las personas vulnerables, así como el balance económico de la Memoria, las ayudas prestadas, los programas, los nuevos locales, los responsables, trabajadores y voluntarios que hacen existir Cáritas Parroquiales y Diocesana… A todos nuestro gran reconocimiento por su dedicación generosa, atenta y constante. Gracias a los que aportan sus donativos, el apoyo y la creatividad. Gracias a todos los que nos exigen coherencia entre fe y obras de la fe, entre lo que decimos y los que hacemos, para no caer en fariseísmos ni en indignaciones cómodas, que ven lo que hay que hacer, pero no mueven ni un dedo…Debemos intentar ir llevando a la práctica el ideal de amor que el mismo Cristo nos muestra: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado» (Jn 15,12). De ahí que «la caridad de Cristo nos urge» (2Co 5,14).

En términos generales, el conjunto de las ayudas de Cáritas en los ámbitos parroquiales y en el diocesano confirman el proceso de empobrecimiento de nuestra sociedad. La red de acogida y asistencia de Cáritas viene siendo testimonio en los últimos años de esta realidad, y podríamos decir que se ha tenido que doblar la actividad de Cáritas con la crisis. Durante el último año, una quinta parte de las personas que pidieron ayuda de emergencia a Cáritas, a través de estos servicios, lo hicieron «por primera vez». Así mismo, nos aproximamos a lo que pasa a nivel estatal, y el número de personas sin ingresos atendidas pasa del 26% en 2008 al 40% en 2012. El 66% de las personas atendidas está sin trabajo. La situación de desempleo es más grave, y las ayudas más pedidas son alimentación, vivienda y ocupación. En un mundo dominado por la economía y las finanzas en el que lo único que parece importar son las cuentas de resultados y muy poco los sufrimientos de las personas y de las familias, es la hora de las personas, nos dicen desde Cáritas. Y perseverando en la Campaña de los últimos dos años, nos exhortan: «Vive sencillamente, para que otros puedan, sencillamente, vivir.» Es así como nos invitan a todos a cambiar de estilo de vida, a vivir con sencillez, a adoptar valores de sobriedad, medida y simplicidad voluntaria, a construir otro modelo de convivencia y de relaciones con los demás lejos del consumismo. Parece difícil, incluso imposible, pero si empezamos a cambiar, ya avanzamos en la dirección correcta.

Conocemos que el Señor nos ha dicho: «Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25,40). En el Año de la Fe que estamos celebrando, nos conviene reflexionar sobre el mandamiento del amor fraterno, porque éste no resulta plenamente lógico desde perspectivas simplemente humanas. E igualmente, sin fe, no es posible descubrir en el hermano sufriente y necesitado, su esencial condición de imagen y semejanza de Dios y, por lo tanto, el rostro de Cristo, que merece toda nuestra entrega amorosa. El Año de la Fe tiene que ser una oportunidad providencial para intensificar el testimonio de la caridad. Fe y caridad se necesitan y se iluminan mutuamente. El testimonio de la fe cristiana sin acción y presencia de Cáritas sería muy costoso y quizás imposible en nuestro tiempo. Con Cáritas, toda la comunidad cristiana muestra su amor a Dios y al prójimo con obras y de verdad, para que el mundo crea y para que los pobres sean atendidos y reciban el anuncio del Evangelio de Jesús.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Uregll

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 351 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).