El Misterio de Jesús

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca     Es cierto que la persona de Jesús siempre ha despertado interés, es lo que pasó con la gente que le conoció, con los que tuvieron el privilegio de haber escuchado las palabras de gracia que salían de su boca, con los que le vieron hacer signos prodigiosos; pero no es menos cierto que también a nuestros contemporáneos, cuando le prestan atención, les causa la misma sensación y se preguntan, ¿quién es éste que habla con tanta autoridad y arrastra a tanta gente?, ¿qué tiene su palabra que engancha tanto? En estos domingos pasados hemos escuchado las narraciones donde Jesús le devuelve la vida a un muerto, perdona los pecados a una mujer y le dice que su fe la ha salvado, ¿no causan admiración las palabras y signos de Jesús? El evangelista es cuidadoso en describir como el pueblo no podía llegar a entender el misterio de Jesús y hasta dónde podían llegar en esta aventura, sólo se podían permitir pensar a ver a quién se podría parecer, los pobres no podían llegar más lejos, si no le habían escuchado bien y no tenían fe.

En la lectura de hoy se da un paso importante, Jesús pregunta a los que sí le habían escuchado, a los que le seguían muy de cerca, con bastante intencionalidad, a ver que han entendido de su experiencia de estar con Él. Son los íntimos, los testigos de su palabra y de sus signos y la respuesta de Pedro nos da a entender que sí que le han conocido: Tú eres, “el Mesías de Dios”, que saben que Jesús es la encarnación del amor del Padre. Los discípulos han llegado a conocer el corazón del Señor, no como un hombre admirable, estupendo, sino como el Mesías, el Hijo de Dios.

La lección que queda aun no la han aprendido, pero Jesús se la va a explicar para que no la olviden nunca: que la fe debe ser probada y tiene que pasar por el sufrimiento, por la persecución, por la humillación y por la cruz. Por esto les adelanta como será su futuro inmediato, para que no se asusten ante lo que les queda por vivir. Hoy aprendemos nosotros también lo que significa el Misterio de la Cruz, que reconoces la grandeza de Dios, porque te has identificado con Él, pero no puedes renunciar a la Cruz que está ahí y que has de agarrarte fuerte a ella.

No tengáis miedo, que nuestro valedor es Jesucristo, ha ido por delante y ha vencido y nos ha hecho partícipes de su victoria. Así que, no somos unos perdedores, sino que si permanecemos con Él participaremos de su Victoria.

Dios os bendiga.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 334 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.