Comunicarnos en verdad

Mons. Joan PirisMons. Joan Piris    Acabo de encontrar un archivo con esta perla: «En los medios políticos y periodísticos… hace ya tiempo que cada cual ha decidido ignorar la realidad si no le conviene» (Ramón Pi, 19/05/06). Una afirmación que podría ser válida hoy viendo algunas de las cosas que se están publicando, pero que, si fuera verdad, debería llevar a preguntarnos qué nos está pasando y reflexionar mucho en profundidad todos: profesionales, instituciones y entidades públicas y privadas, así como todos los que «consumimos» y damos crédito cada día a los servicios de información y de opinión que nos llegan.

Contemplando a Jesús que envía a los suyos a «proclamar la Buena Nueva del Evangelio», el pasado mes de enero, con ocasión de la entrega de los Premios Bravo de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, tuve ocasión de agradecer el servicio que los comunicadores nos hacen cada día y los animaba a trabajar respetando mucho la verdad y la libertad, que son aquello que nos permite vivir de acuerdo con nuestra auténtica dignidad humana. La comunicación hace accesible, bonita y agradable la verdad, y la verdad es la condición necesaria de la libertad.

En las circunstancias actuales, sería necesario que todos quisiéramos aportar nuestro granito de arena (y aquellos que tenemos responsabilidades públicas un saco bien lleno), para ayudar a construir una buena y serena convivencia. Pero esto exige necesariamente por una parte la opción por la verdad mostrada con respeto y humildad y, por otra, dar prioridad a los valores que sustentan la dignidad de la naturaleza humana. Formar opinión y crear pensamiento nunca es una tarea neutral y, quizás, a todos nos hace falta un verdadero rearme ético a la hora de compartir o debatir sobre los anhelos, las preocupaciones, las esperanzas y todo el mundo de sentimientos y experiencias que acompañan nuestro día a día en esta ya muy larga situación de crisis.

Concretamente los cristianos, a la hora de manifestar nuestras preferencias, opciones y juicios, es necesario discernir y verificar que sean verdaderamente acordes con el Evangelio de Jesús. La dimensión testimonial de nuestra manera de pensar, de hablar y de vivir, tampoco es indiferente. Necesitamos entusiasmo pero también autenticidad.

Todos tenemos que ser más conscientes de la necesidad de reforzar la dimensión ética y moral de nuestra convivencia social. Necesitamos una sabia prudencia y una voluntad decidida de «construir comunión» con más diálogo y comprensión recíproca.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+Joan Pirirs Frígola,

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.