«Lo más grande, valioso, liberador que nuestra Iglesia puede ofrecer al hombre de hoy es Jesucristo», dice el Obispo Ciriaco Benavente

descarga (25)Intervención de monseñor Ciriaco Benavente, Obispo de Albacete y presidente de la Comisión de Migraciones, en las Jornadas Nacionales de delegados diocesanos 2013, celebradas del 6 al 8 de junio en Alcalá de Henares.

1. Sed bienvenidos a estas XXXIII Jornadas Nacionales de delegados diocesanos de Migraciones, que organiza la Comisión Episcopal de Migraciones en Alcalá de Henares. Nos reunimos este año en esta casa de Ekumene, muy cerca de las Escuelas complutenses que fundara el gran Cisneros. Esperamos que os encontréis a gusto. Y si de paso se nos pega algo, mejor que mejor.

Os recuerdo, una vez más, que el encuentro con los hermanos es como un signo corporal de la gracia: “Donde dos o más se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Nos acogemos, pues, mutuamente como un don del Señor. Queremos que las Jornadas sean también experiencia y manifestación de comunión eclesial. Aquí estamos representadas todas, o casi todas, las Iglesias que peregrinan en España, que comparten la misma misión heredada del mismo Señor, y que es alentada por el mismo Espíritu. Donde está el Espíritu del Señor hay comunión. Que ese aliento nos impulse y ese clima nos envuelva.

2.- Sé que todos traéis en el alma la preocupación por la situación que, ahora de manera especial, están viviendo muchos inmigrantes, que están siendo, como decíamos en su momento los Obispos, “las primeras víctimas de la crisis”. Si el paro es alarmante entre los españoles, lo es mucho más entre los inmigrantes. Resulta especialmente difícil obtener la tarjeta de residencia y de trabajo, porque al carecer de un contrato laboral no se tiene acceso a la misma y, en tal caso, se pasa a la situación jurídica de ilegal. Si a los españoles se les exigiera un contrato de trabajo para disponer del carnet de identidad tendríamos varios millones en situación irregular… A ello hay que sumar una pérdida gradual de otros derechos, como es la retirada de la cartilla sanitaria a los que están en situación irregular. Parece que se exigen más garantías para demostrar la situación de arraigo con una estancia prolongada en el país y se piden más requisitos para poder solicitar la reagrupación familiar.

Últimamente parece que se ha incrementado la represión policial Aumentan los casos de extranjeros no comunitarios que están siendo detenidos y multados por estar en situación ilegal; en caso de no pagar la multa, tampoco se les concede la tarjeta de residencia, con lo se origina una espiral de dificultades que hacen cada vez más difícil la regularización. Sigue siendo asignatura pendiente la situación de los que se encuentran internados en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES), cuyas condiciones han sido denunciadas por la propia Unión Europea y por otras Organizaciones. Hay quienes desean volver a su tierra por no encontrar aquí oportunidades de trabajo, pero no funciona con regularidad los programas adecuados de repatriación. En lugares de afluencia por la búsqueda del trabajo temporero sigue siendo asignatura pendiente lo referente a los asentamientos no controlados, al no haberse sabido o no haberse ha podido resolver lo de la habitabilidad para estos trabajadores ocasionales. Y esperemos que en las reformas anunciadas la acogida o la ayuda al menesteroso ilegal no convierte en delincuentes a los que lo hagan. ¿El delito no tendría que ser lo contrario: pudiendo hacerlo, no ayudar a las personas en situaciones graves? Nos duele que Europa siga de espaldas a los países de África, que fueron, en buena parte y durante siglos, colonias europeas. Que siga sin comprometerse seriamente en su desarrollo a fin de que sus gentes no tengan que emigrar para sobrevivir. Y quisiéramos que la Europas de los ciudadanos lo fueran para todos con más facilidad.

3.- Jesús , revelación del Dios que es amor, se preocupaba de las necesidades inmediatas de la gente. Todavía está resonando en nuestros oídos el texto del evangelista san Lucas, del pasado día del Corpus: “dadles vosotros de comer”. En vez de despedir a la gente o aplicar lo lógica del mercado -ir a comprar-, Jesús nos enseña la lógica del don, del compartir. Pero sabemos que Jesús enseguida apunta a otras necesidades más hondas del ser humano para las que sólo Él es la respuesta plena y definitiva : Él es el Agua viva, el Pan vivo, la Luz, la Resurrección y la Vida.

Nueva evangelización y Migraciones” es el título de nuestras Jornadas.

Es imprescindible la compasión, la acogida atenta, la atención personal y social a las necesidades humanas de nuestros hermanos. Dando la espalda a las mismas ¿cómo daríamos testimonio del amor?  “La Iglesia tiene el deber de anunciar la liberación de millones de seres humanos; el deber de ayudar a que nazca esa liberación, de dar testimonio de la misma, de hacer que sea total. Esto no es extraño a la evangelización”( EN, 30) .

“Entre evangelización y promoción humana -desarrollo, liberación- hay lazos muy fuertes: antropológicos, lazos de orden teológico, de orden evangélico, como son los de la caridad. ¿Cómo proclamar el mandamiento nuevo sin promover, mediante la justicia y la paz, el verdadero y auténtico crecimiento del hombre? (EN, 31) .

Pero la Evangelii Nuntiandi no ocultaba “que muchos cristianos generosos, sensibles a las situaciones dramáticas, al querer comprometer a la Iglesia en el esfuerzo de liberación han sentido con frecuencia la tentación de reducir su misión a las dimensiones de un proyecto puramente temporal, de bienestar material”. (EN, 32)

No olvidemos que lo más grande, lo más valioso, lo más liberador que nuestra Iglesia puede ofrecer al hombre de hoy es Nuestro Señor Jesucristo.

“Evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar”(EN, 14) Y evangelizar es, ante todo, “dar testimonio, de una manera sencilla y directa de Dios, revelado por Jesucristo mediante el Espíritu Santo ((EN, 26) “ La evangelización debe contener siempre –como base, centro y a la vez culmen de su dinamismo– una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios, hecho hombre, muerto y resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como don de la gracia y de la misericordia de Dios” (27).

La evangelización ha de hacerse hoy “con un profundo respeto a la situación religiosa y espiritual de la persona que se evangeliza. NO hay que atropellar la convicciones de los otros” ( EN, 79) Eso es una cosa. Y Benedicto XVI, en Deus Caritas est nos decía que ”la caridad no ha de ser un medio en función de lo que hoy se considera proselitismo. El amor es gratuito; no se practica para obtener otros objetivos… Pero esto no significa que haya que dejar de lado a Dios y a Cristo. (Con frecuencia la raíz más profunda del sufrimiento es la ausencia de Dios). Quien ejerce la caridad en nombre de la Iglesia nunca tratará de imponer a los demás la fe de la Iglesia. El cristiano sabe cuándo es tiempo de hablar y cuándo es tiempo de callar , dejando que hable el amor” ( cf. Deus caritas est, 31,c)

Eso es una cosa y otra, que por respeto lleguemos hasta silenciar quiénes somos y desde dónde actuamos o que dejemos de proponer , nunca imponer, el Evangelio de Jesucristo: “Proponer a la conciencia de nuestros hermanos la verdad evangélica y la salvación ofrecida por Jesucristo con absoluto respeto hacia las opciones libres que luego pueda hacer cada uno – sin coacciones, solicitaciones menos rectas o estímulos indebidos – lejos de ser un atentado contra la libertad religiosa es un homenaje a esa libertad , a la cual se ofrece la elección de un camino que incluso los no creyentes juzgan noble y exaltante “ (EN, 80)

El año pasado ya os recordaba cómo en los Lineamenta del Sínodo para la Nueva Evangelización se nos presentaban diversos escenarios. El segundo era el de las migraciones. Allí se nos decía cómo a consecuencia del encuentro y la mezcla de culturas se produce, frecuentemente, en las personas “desintegración”, desmoronamiento” de los puntos de referencia, de los valores , de los mismos vínculos que estructuran la identidad y dan acceso al sentido de la vida” (cf Lineamenta. 6) También se nos dice allí que la misión se ha desvinculado de los confines geográficos, que ya no es un movimiento norte-sur o este-oeste; que el terreno de misión se encuentra en los cinco continentes( cf. Ib. 6). “Desvincularse de los confines geográficos significa tener las energías para proponer la cuestión de Dios en todos aquellos procesos de encuentro, interacción y reconstrucción de tejidos sociales que están activos en cada uno de nuestros contextos sociales” ( Ib.6) Ambas cosas – reconstruir los tejidos sociales, abrir caminos de comunión y horizontes de sentido – hacen más necesaria y urgente la evangelización.

4.- Vamos a contar con la participación de D. Fernando Sebastián que nos hablará sobre “ la nueva evangelización en España”. De D. Fernando uno no sabe qué admirar más: si su lucidez intelectual o su pasión por la evangelización. Sus escritos y sus conferencias han significado mucho en nuestras diócesis. Aunque figura como arzobispo emérito, os aseguro que va a tope de trabajo. El banquete espiritual y pastoral que será su ponencia será alimento sólido para entrar con fuerza en las jornadas. El P. Fabio Baggio nos adentrará en la dimensión de comunión de la Pastoral Migratoria . Par los cristianos, la integración se llama comunión.
Mons. Neil Beltrán de quien algunos conocemos su preocupación por el fenómeno migratorio y, muy especialmente, por la situación de los inmigrantes latinoamericanos en España, nos ayudará a ver la importancia de la religiosidad popular en América Latina y seguramente las posibilidades que puede ofrecer para nuestra pastoral aquí. Contaremos con otras intervenciones en forma de mesas redondas , de experiencias pastorales o testimoniales que , estoy seguro, nos serán de mucha utilidad.
¡Gracias a todos los ponentes e intervinientes!. ¡Gracias a todos los presentes!.. .

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42890 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).