Tarifa corona a su Virgen de la Luz

Cádiz y Ceuta Virgen de la LuzLa Santa Misa Estacional de la Coronación Canónica de la Virgen de la Luz, patrona y alcaldesa perpetua de Tarifa, comenzaba puntualmente ayer domingo 16 de junio, a las 20:00 horas, cuando al son de “Canticorum Iúbilo” de Haendel, interpretado por la Coral de Tarifa dirigida por el tarifeño Fermín Franco y que aguardaba en el Paseo de la Alameda, tenía lugar la Procesión de Entrada que partía del cercano Teatro Alameda y recorrió el Paseo en sentido norte sur hasta la altura del escenario donde se hallaba preparado el altar para la celebración, que recreaba enteramente el pórtico de entrada al Santuario de la Luz en la dehesa de las Caheruelas.

Encabezada por el maestro de ceremonias, el Padre José Manuel González Jiménez, el cortejo lo formaban los acólitos servidores del altar con incensario y cruz alzada, la junta de gobierno de la Pontificia y Real Congregación de María Santísima de la Luz con pértigas, la parihuela con las Coronas de la Virgen y El Niño, portada por cuatro cargadores del paso de Ntra. Sra. de la Luz y tras la cual figuraba el hermano mayor y el alcalde de la ciudad, acompañados de sus esposas ataviadas con mantilla. A continuación, los más de 30 sacerdotes asistentes al acto, y, por último, cerrando el cortejo, el Obispo diocesano de Cádiz y Ceuta, monseñor Rafael Zornoza Boy, acompañado por el párroco de San Mateo, Padre Pedro Durán Durán.

Entre las autoridades civiles y militares que aguardaban junto a la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Tarifa la llegada del prelado gaditano, se encontraban el subdelegado del Gobierno en Cádiz, D. Javier de Torre, el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, D. Diego de la Torre, el comandante Naval de Algeciras, D. Pedro Daniel Díaz Rivero, o el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, D. Marcial Vázquez, entre otros.

Tras llegar la comitiva a la altura del escenario, todos ocuparon sus asientos y las coronas quedaron expuestas en un lugar preeminente en el altar de la celebración, que estaba presidido desde primeras horas de la mañana por la imagen de la Virgen de la Luz, que lucía sobre su paso revestida con el manto azul bordado en oro que le regalara el pueblo de Tarifa en 1899, y desde las 18:00 horas también por el imponente crucificado del Santo Cristo del Consuelo, obra anónima del siglo XVI.

Tras el Saluda del Obispo, el párroco D. Pedro Durán dio lectura al Decreto de Coronación y, seguidamente, comenzaba la Santa Misa Estacional de la Coronación Canónica oficiada por el Obispo Zornoza y que estuvo amenizada por diferentes cantos de un escogido repertorio por parte de la Coral de Tarifa.

Las diferentes Lecturas de la Estacional estuvieron a cargo de D. Miguel Díaz, Dña. Rosario Merino y Dña. Isabel Donda, miembros de la junta de gobierno de la hermandad, mientras que la lectura sagrada fue realizada por el sacerdote tarifeño Padre D. Francisco Castillo. El Obispo desgranó a continuación una homilía sencilla y cargada de simbolismo, en la que recordó que eran las manos de Dios las que coronaban a la Virgen María y que era necesario una renovación en la fe y en la Caridad, de ahí que al acceder a la Coronación sólo pidiera profundizar en la fe y una misión popular, que tendrá lugar en Tarifa del 9 al 14 de julio próximos, peticiones que se debían completar con un gran gesto de caridad para vivir la esencia de la vida cristiana.

Y tras la homilía, el Rito de la Coronación Canónica, al que dio paso el maestro de ceremonia invitando a subir al escenario al hermano mayor de la Pontificia y Real Congregación de María Santísima de la Luz, D. Alfonso Pacheco Araujo, y a su esposa Dña. Luz María Chico Benítez, quienes fueron los encargados de presentar al obispo D. Rafael Zornoza cada una de las dos coronas.

Éste, despojado de la mitra, las bendijo y recitó la oración de bendición, rociándolas con agua bendita. Tras ponerse de nuevo la mitra sobre su cabeza, subió a continuación las escaleras para situarse junto a la imagen de la Virgen de la Luz en su paso. Asistido por los dos mayordomos de la hermandad, quienes le hacían entrega de las coronas, D. Rafael procedió entonces a su imposición sin decir nada. Primero depositó sobre su cabeza la del Niño Jesús, obsequio de una familia tarifeña, y después la corona de la Madre María Santísima de la Luz, que ha sido restaurada para la ocasión y que le fuera donada a la Virgen por su pueblo ya en el año 1878.

Eran las 21:00 horas cuando el obispo colocaba al son de la “Marcha Real” sobre sus benditas sienes la corona a la Virgen de la Luz, irrumpiendo el público asistente en un caluroso aplauso mientras, sin pérdida de continuidad, el obispo inciensaba a la imagen ya desde el escenario y continuaba con la celebración eucarística.

Calmados ya los sentimientos de las cerca de 3.000 personas que presenciaban la ceremonia y que abarrotaban el Paseo de la Alameda y las zonas aledañas, tras disfrutar brevemente del instante irrepetible de la Coronación de la Virgen, a continuación, tras la oración de los fieles, que corrió a cargo de un nuevo miembro de la junta de gobierno de la hermandad, D. Alfonso Pacheco Chico, la Coral de Tarifa interpretó el “Ave María de la Virgen de la Luz”, de Fermín Franco, y el canto popular “Oh Virgen de la Luz”, continuando la misa del modo acostumbrado.

Tras el rito de comunión, durante el cual la Coral interpretó el “Oh Dios del Cielo” y el “Ave Verum Corpus” de Mozart, sonó a continuación el esperado “Himno de la Coronación”, obra también de Fermín Franco y cuyo estreno oficial fue el pasado sábado durante la celebración de la eucaristía del último día del septenario que se ha venido celebrando en honor de la Virgen. Por dos veces se cantó este “Himno de la Coronación”, pues fue necesario dar la comunión a muchos de los fieles que, sin ocupar su asiento, esperaban la misma en los márgenes del recinto acotado de la Alameda.

Después de la oración tras la sagrada comunión por parte del obispo y antes de la bendición de despedida, subió al escenario el alcalde de Tarifa, D. Juan Andrés Gil, quien tras saludar a las autoridades presentes en el acto agradeció a todos aquellos que han hecho posible este día grande en Tarifa y pidió a la Virgen de la Luz, “Luz, más Luz”, como hiciera el rey D. Alfonso XI en la célebre batalla del Salado de 1340, aunque esta vez la petición era para paliar los problemas que nos acucian actualmente. Fue entonces cuando el alcalde arrancó al público asistente los primeros Vivas a la Patrona y Alcaldesa Perpetua de Tarifa y, desde el domingo, Virgen de la Luz Coronada.

Tras el alcalde, subió al escenario el hermano mayor D. Alfonso Pacheco, quien tras sus palabras de agradecimiento arrancó nuevos Vivas en honor de la Virgen. A continuación, tomó la palabra el párroco de San Mateo, el Padre Pedro Durán, quien, sensiblemente emocionado, agradeció en su nombre y en el del Padre D. Francisco Correro Tocón, párroco in solidum de Tarifa, el esfuerzo de todos aquéllos que han hecho posible la Coronación Canónica de la Virgen de la Luz, teniendo un sincero recuerdo para el Obispo emérito de la Diócesis, monseñor Antonio Ceballos. Tras arrancar nuevos Vivas en honor de la Virgen, el Padre D. Pedro Durán dio paso al miembro de la Comisión Organizadora D. Juan A. Patrón, quien subió al escenario para leer las credenciales por las cuales con fecha del 6 de junio S.M. el Rey D. Juan Carlos I había aceptado el nombramiento de hermano mayor de honor de la Pontificia y Real Congregación de María Santísima de la Luz y, junto con la Reina Dña. Sofía,, SS.MM. aceptaban también el Padrinazgo de Honor de la Coronación Canónica de la Patrona y Alcaldesa Perpetua de Tarifa.

Finalizado este turno de intervenciones, fue entonces cuando el prelado pronunció la bendición de despedida, finalizada la cual la Coral de Tarifa comenzó a interpretar el “Eres de la Trinidad”, el popular himno que compusiera para la Virgen de la Luz el misionero jesuita Padre Francisco Tarín Arnau en el año 1896, que fue cantado igualmente por la gran mayoría del público asistente a la ceremonia, mientras el obispo y los sacerdotes permanecían absortos a los pies del paso de la Virgen.

Concluida ya la Santa Misa Estacional de Coronación hacia las 21.50 horas de la noche, el obispo y todos los sacerdotes que participaron en la ceremonia se marcharon en procesión hacia el Teatro Alameda, retirándose del escenario al son del “Aleluya” de Mozart cantado igualmente por la Coral de Tarifa.

Acto seguido, la imagen del Cristo del Consuelo fue llevada de vuelta a hombros de sus propios cofrades a su cercano templo de San Francisco, mientras que en el Paseo de la Alameda todo se preparaba para la procesión triunfal de regreso al templo de San Mateo, en reconocimiento de la dignidad que la Iglesia acababa de conferir a la imagen de María Santísima de la Luz, patrona y alcaldesa perpetua de Tarifa.

Participaron en esta procesión, que se inició con notable retraso a las 22.45 horas con los primeros sones de la nueva marcha “Madre de la Luz Coronada”, obra del tarifeño Aurelio Gurrea Chalé y que fue interpretada por la Banda Municipal de Música, todas las asociaciones, hermandades, cofradías y la mayor parte de autoridades invitadas al acto.

Abrían el cortejo más de cincuenta mujeres ataviadas con la tradicional mantilla, a la que seguían las representaciones de los grupos parroquiales de Tarifa y de las más de diecisiete hermandades y cofradías invitadas y llegadas de fuera del término municipal de Tarifa, procedentes del Campo de Gibraltar, Ceuta, Alcalá de los Gazules, Zahara de los Atunes, Barbate, Vejer y Sevilla. Seguidamente, las asociaciones y cofradías de Almarchal, Tahivilla, Facinas y Tarifa, las cuales precedían al Consejo Local y a la presidencia, conformada por la junta de gobierno de la Pontificia y Real Congregación de la Virgen de la Luz y los dos párrocos de San Mateo. Tras el paso de la Virgen, el comandante jefe interino del RACTA-4 (Tarifa), D. Juan Carlos de León, siguiendo la costumbre iniciada en 1866 cuando la reina Dña. Isabel II delegara su representación en el gobernador militar de la plaza. Los sacerdotes D. Juan Pedro Varo y D. Antonio Garrido, antecedían a continuación a la Corporación Municipal y autoridades civiles y militares bajo mazas y, por último, cerrando el cortejo, la Banda Municipal de Música de Tarifa.

El recorrido del largo y algo desorganizado desfile que precedía al paso de Ntra. Sra. de la Luz Coronada, fue el previsto: Paseo de la Alameda, Avda. de la Constitución, Avda. de Andalucía, Puerta de Jerez, Calle de la Luz, Sancho IV el Bravo, de forma que, tras un repique de campanas al llegar a las puertas de San Mateo, hacia las 00.30 horas la imagen de María Santísima de la Luz se encerraba finalmente en el interior del templo bajo el son del Himno Nacional y nuevos Vivas por parte del numeroso público que permanecía expectante.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40978 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).