Gracias

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell     Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

En el mes de junio recogemos algunos frutos de todo lo que hemos ido sembrando a lo largo de los últimos meses. Los agricultores cosechan el resultado de su esfuerzo, de la acción beneficiosa de la lluvia, y, sobre todo, de la providencia de Dios, Creador de todas las cosas.  Los alumnos recogen el resultado de su trabajo prolongado y paciente. Los catequistas participan en celebraciones gozosas que son un punto y seguido, nunca un punto final, después de un buen número de actividades.

Tenemos muchos motivos para dar gracias. Agradecer no es una simple cuestión de cortesía, de buena educación, sino de buen corazón. Por eso, se puede afirmar que el cristiano debe tener siempre mirada limpia para ver las continuas acciones gratuitas de Dios en favor nuestro, como lo hizo la Virgen María, cuya vida fue un prolongado “Magníficat”.

Nos dice el libro del Deuteronomio: “Guárdate de olvidar al Señor, tu Dios” (Dt 8,11).  Y explica: “No sea que, cuando comas hasta saciarte, cuando edifiques casas hermosas y las habites, cuando críen tus reses y ovejas, aumenten tu plata y tu oro, y abundes en todo, se engría tu corazón y olvides al Señor, tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud” (Dt 8,12-14). Repite: “Acuérdate del Señor, tu Dios: que es él quien te da la fuerza para adquirir esa riqueza” (Dt 8,18).

Dios no obra por obligación, sino por amor. Del mismo modo, nuestra gratitud no es una sencilla consecuencia de una obligación cortés, sino justa correspondencia a la acción precedente del Señor.

Agradecer es sinónimo de reconocer y valorar. Tener capacidad de reconocer es tener capacidad de admirar, de contemplar, de aprender, de olvidarse de sí mismo. En el “Gloria” de la Misa decimos: “Te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor”. Le damos gracias por tantos motivos y por tanta vida que continuamente nos regala.

Y también damos gracias a quienes están a nuestro lado. Hay muchas personas a las que decimos, sencillamente, gracias. Por tantos gestos de desprendimiento, por tantas horas de generosidad, por tantos días, semanas, meses y años de entrega, de colaboración, de trabajo discreto y silencioso, pero fecundo y eficaz.

Es el momento de expresar, con palabras y gestos, nuestra gratitud. Saber agradecer es mirar positivamente los gestos, las actitudes, las manos abiertas de los que nos acompañan, nos animan, nos ayudan, nos aconsejan y nos estimulan con su ejemplo y con la calidad de su vida.

Para vivir en acción de gracias es preciso hacer memoria. Cuando se recuerda el pasado, la situación actual se descubre mejorada. De este contraste surge casi espontáneamente el agradecimiento, brota la memoria agradecida y reconocida.

Damos gracias al Señor porque orienta nuestra mente y nuestro corazón hacia Él, y porque todas nuestras actividades y nuestros sufrimientos, toda nuestra vida cristiana, quiere ser un testimonio luminoso de su misericordia y de su amor.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 381 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.