Vivir sencillamente nos hace más felices

garcia_burilloMons. Jesús García Burillo   Queridos diocesanos:

Celebramos hoy la solemnidad del Corpus Christi, la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Es una fiesta fundamental de adoración y alabanza a la Eucaristía, el Sacramento central de nuestra fe. En ella se nos recuerda la entrega de amor de Jesucristo, que no sólo da su vida en la Cruz, sino que nos deja como signo sacramental de su entrega y su amor su Cuerpo y su Sangre como alimento de vida eterna en las especies sacramentales. El sacramento de la Eucaristía alimenta y fortalece nuestra fe, y constituye el germen de donde nace la Iglesia.

El amor que Cristo nos muestra por medio de la Eucaristía nos interpela al pedirnos que nos amemos unos a otros en la medida que Él mismo nos amó. Un amor que se concreta en la mirada al otro, en la caridad. Por ello, en la solemnidad del Corpus celebramos también el Día de la Caridad, que nos hace volver la mirada al mundo de los necesitados y a la ingente labor que realiza Cáritas. Esta institución de la Iglesia tiene como misión sensibilizar a toda la comunidad cristiana y a toda la sociedad en orden a coordinar ese compromiso de acción caritativa y social a través de los diferentes programas y acciones a favor de los más necesitados. En este día, recordamos nuestra exigencia de procurar que a nadie le falte el alimento, la alegría, la acogida, la amistad, y que a nadie le falte el trabajo. Porque el trabajo es, realmente, la forma de vida donde el ser humano crea, da todas sus capacidades y posibilidades y, por tanto, se dignifica como persona, ganándose el sustento para él y su familia. En un momento tan delicado como el que nos encontramos, donde unos 6 millones de personas están desempleadas, tiene una prioridad extraordinaria en este Día de la Caridad tomar conciencia viva para ver de qué manera, entre todos, hacemos posible la superación de esta terrible lacra, que se está convirtiendo en estructural.

La campaña de este año tiene un lema sencillo, pero profundo a su vez, que cala hondo en nuestra sociedad:

«Vive con sencillez, y otro modelo de convivencia nos hará feliz». Es una llamada que nace del espíritu de amor y de la caridad cristiana, pero en la que cabe toda aquella persona que tenga la más mínima sensibilidad, sea o no creyente. Apela, por tanto, a nuestro compromiso personal y social, como miembros de una misma comunidad global, la familia humana, para realizar un auténtico proceso de conversión personal y comunitaria que nos mueva a vivir de forma más solidaria. Se

trata de optar por una opción de vida distinta, y un compromiso activo con la sociedad en la que vivimos. Cáritas nos invita a construir comunidad desde la compasión y la comunión, a tejer redes de fraternidad con las demás personas para ser verdaderos agentes transformadores de nuestra sociedad, donde seamos capaces de mostrar nuestra solidaridad y empatía con aquellos que tan mal lo están pasando. Sólo así, siendo conscientes de nuestro propio poder para cambiar el mundo, y tomando las riendas de nuestra vida, podremos revertir esta situación.

Nuestra diócesis tiene una gran sensibilidad ante la situación de muchos de sus conciudadanos. Somos una de las provincias con la renta per cápita más baja y, sin embargo, una de las provincias más solidarias. En los últimos cuatro años en que llevamos padeciendo la crisis, se ha duplicado el número de voluntarios que prestan su ayuda desinteresada a Cáritas diocesana. Esto ha hecho posible que se gestionen de manera impecable y eficaz los numerosos programas que se desarrollan actualmente desde Cáritas en nuestra diócesis: programas de acogida, de ayudas en impagos y casos de desahucios, de atención a drogodependientes, de trabajo con reclusas e inmigrantes, de atención a los jóvenes y de cooperación internacional. Una mención especial merece el programa de empleo, que, más allá de la búsqueda de un simple puesto de trabajo, asiste a las personas para conseguir su dignidad mediante un proceso de ayuda psicológica y recuperación de la autoconfianza. Y todo ello, destinando

más de un millón de euros el año pasado sólo en nuestra diócesis, provenientes en gran parte de la generosidad de nuestros ciudadanos.

Queridos diocesanos: en este Día de la Caridad, os animo a todos, sacerdotes, consagrados y laicos, a vivir lo más sencillamente posible, a prescindir cada vez más de lo superfluo, y dejar de lado las tentaciones de este mundo consumista que cree encontrar la felicidad en la posesión de bienes materiales. De esta manera, ayudaremos a Cáritas a lograr su objetivo de que todas las personas a las que atienden consigan salir de su situación, mantengan su dignidad y no se entreguen a las fáciles salidas de la desesperanza.

+ Jesús, Obispo de Ávila

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Articles
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).