Un misterio de amor

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol    La famosa frase de Pascal -«El corazón tiene razones que la razón no entiende»- podría aplicarse a la fiesta de la Santísima Trinidad que celebramos hoy. En vano nos esforzaremos en comprender el misterio de la Trinidad: tres personas y un solo Dios. Nos parece fuera de toda lógica matemática. Pero el corazón nos dice que es así porque creemos a aquel que amamos, y en el Nuevo Testamento se nos revela una realidad que nunca hubiéramos sido capaces de imaginar.

No entendemos la lógica de los números, referida a este misterio, pero sí la lógica del amor. Como señaló Benedicto XVI, «el Dios de la Biblia no es un ser que se encierra en sí mismo y se satisface con su propia autosuficiencia, sino que es vida, que quiere comunicarse; es apertura, relación».

Por este motivo es el Dios de la alianza, que creó al mundo para derramar su amor sobre todas las criaturas. El Nuevo Testamento será la historia de esta alianza de amor, expresada hasta el límite entregándonos a su Hijo, Jesucristo, que nos revelará que Dios es misericordia, es amor. Es la revelación de su Espíritu, que actúa en nosotros conjuntamente con el Padre y el Hijo hasta el punto que San Pablo puede expresarlo así en su segunda carta a los Corintios: «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios (Padre) y la comunión del Espíritu Santo, estén con nosotros».

Podemos sentirnos tentados, y pienso que es una tentación buena, de querer llegar lo más lejos posible en el entendimiento de este misterio trinitario. Acudimos entonces a San Agustín y nos encontramos con su conocida metáfora de la imposibilidad de recoger, en un pequeño hoyo en la arena, toda el agua del mar.

¿Y qué nos dice Santo Tomás de Aquino, que escribió tanto y tan profundamente de todo? Las palabras no le bastan, como ocurre entre enamorados, y se rinde al amor. Cuando en la quietud de una iglesia de Nápoles oye la voz de un Cristo esculpido que le habla y le dice: «Bien has escrito de mí. Elige una recompensa», el santo teólogo contestará que no quiere nada, sólo «os quiero a Vos». El mismo santo, al que juzgamos cerebral y poco romántico, pedirá a la hora de su muerte que le lean el «Cantar de los Cantares», el libro bíblico donde el amor a Dios se expresa con mayor cordialidad.

Volviendo al principio, al misterio de amor trinitario que celebramos, y valiéndome de una sentencia de El Principito, de Saint-Exupéry -este año en que precisamente se cumplen los 70 de que fuera escrito-, podríamos decir: «Las cosas esenciales son invisibles a nuestros ojos».

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

 

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.