Solemnidad de Pentecostés

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca    En la solemnidad de Pentecostés celebramos la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles y celebramos también el impulso misionero de la Iglesia. Un aspecto esencial de este día es el protagonismo del Espíritu Santo que ha obrado el milagro de pasar de los miedos y temores de los discípulos a la seguridad y paz interior, a la fortaleza para anunciar la Buena Nueva, incluso en ambientes adversos. Hoy es la fiesta del Apostolado Seglar y de la Acción Católica, porque la misma vida cristiana es por naturaleza apostolado, nadie es espectador, somos actores de un programa de salvación trazado por Dios desde el mismo momento de la creación. El Padre nos llama a trabajar en su viña (Mt 20,1-16), en el mundo entero, porque éste necesita ser renovado y transformado según los designios de Dios. 

En Pentecostés recibimos el don del Espíritu Santo, la fuerza que nos hace testigos, heraldos de su Palabra, entregados al Plan Salvador que Dios tiene para la humanidad. Todos sabemos lo que nos cuesta a cada uno vivir el día a día de cara a Dios, por nuestras inseguridades y limitaciones, por eso es necesario pedirle a Dios que nos mande su Espíritu, ya que solo Él puede mantener constante la frescura y la autenticidad de los comienzos y, al mismo tiempo, infundir el coraje de la audacia y de la creatividad para responder a los retos que la vida nos plantea, abriéndonos a la esperanza. El Espíritu empuja siempre hacia adelante, siempre más allá. 

Hemos escuchado en las lecturas la realidad de estos discípulos que parecían rendidos a una evidencia adversa, se han escondido, han cerrado las puertas, se han quedado paralizados… hasta que Jesús toma la iniciativa y les sale al encuentro con las marcas de la Pasión. Lleva la verdad por delante, les muestra sus llagas, que son ahora signo de la victoria y les da la Paz. El momento es sobrecogedor, impresionante, porque les prepara, con la efusión del Espíritu, para lo que les vendrá después, les hace sentir la seguridad de estar con Dios. 

Esta es la grandeza de este día, esta es la más bella noticia, que a quien recibieron los apóstoles lo hemos recibido también nosotros y que nos ha hecho partícipes de su gran regalo, nos puede hacer pasar del caos al cosmos, esto es, del desorden al orden, de la confusión a la armonía, de la deformidad a la belleza, de la vejez a la juventud. Pero, para poder ver este admirable regalo se necesita la fe. Pedídsela a Dios, que la regala. 

+José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 352 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.