Ser cristianos en el corazón del mundo

Mons. Saiz MenesesMons. Àngel Saiz Meneses    Ser cristianos en el corazón del mundo, por el obispo de Terrassa, Josep-Ángel Saiz Meneses, para el día de Pentecostés, día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica

Celebramos hoy la fiesta de Pentecostés, que es también el Día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica. Pentecostés es el comienzo de la Iglesia. Los apóstoles, reunidos en plegaria con María, en el Cenáculo reciben el Espíritu Santo y salen a las calles, a dar testimonio ante todos de Cristo resucitado. En la peregrinación diocesana a Tierra Santa lo hemos recordado.

También nosotros hemos recibido el Espíritu Santo en el bautismo y con más plenitud en la confirmación. Por la recepción del bautismo hemos entrado a formar parte de la Iglesia, en la que vivimos en comunión de fe y de amor y participamos de su misión. Por la recepción de la confirmación somos fortalecidos en la fe que recibimos en el bautismo para dar testimonio de ella con confianza en Dios y con aquella valentía y libertad que expresa una palabra citada en el Nuevo Testamento como una realidad en la Iglesia primitiva: la parresia, es decir, la valentía y el coraje en la vivencia y en el testimonio de la fe.

Este año nos acompaña monseñor Elías Yanes, Arzobispo Emérito de Zaragoza, que impartirá una conferencia sobre la misión del laico cristiano en el siglo XXI, y que nos presentará el  Itinerario de Formación Cristiana para Adultos. Don Elías es el director y coordinador de la elaboración de estos materiales, para cuya confección ha contado con la colaboración de obispos, biblistas, teólogos, catequetas, pastoralistas, así como de consiliarios y militantes de Acción Católica. Entre todo han elaborado un material de contenido rico y complementario desde las distintas perspectivas.

La formación ha de ser una prioridad pastoral de la Iglesia ya que es un elemento imprescindible para conocer a Dios, conocerse a sí mismo, conocer el ambiente que nos rodea. Es urgente adquirir una formación consistente para poder dar razón de la propia fe y de la esperanza.  No consiste en un simple adoctrinamiento intelectual. En este sentido, ha de implicar también la vida espiritual, la vida de fe, así como  la acción apostólica.

La formación de los militantes cristianos requiere una sólida base doctrinal para crecer auténticamente en el conocimiento de Cristo y en la coherencia de la fe. Se fundamenta en el contacto vivo con la Palabra de Dios y en las indicaciones de la Iglesia, que orienta en el discernimiento de la verdad de Cristo, por medio de la Tradición viva y el Magisterio. La importancia de esta formación se hace cada vez más urgente en una época marcada por un horizonte relativista, caracterizado por la orfandad de referencias, en el que se hace cada vez más difícil hablar de convicciones y certezas. En esta situación, hay que proponer la búsqueda de la verdad y el bien como objetivos generales en la educación,  y también el sentido de las cosas y de la vida, así como la aspiración a la excelencia.

No son pocos los retos que el mundo actual presenta a la Iglesia, y la formación de los laicos es crucial para que puedan asumir mayores responsabilidades en la evangelización y en la vida de la Iglesia. Agradecemos a Don Elías que aceptara la invitación que le formulamos. Estoy convencido de que su palabra y su testimonio nos ayudará en este Pentecostés del Año de la Fe a ser más dóciles al Espíritu Santo y a trabajar por la renovación de la Iglesia.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 376 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.