La Iglesia, permanente Pentecostés – El Espíritu Santo nos hace testigos de la fe en el mundo

Mons. MurguiMons. Jesús Murgui     En el Año de la Fe la celebración de Pentecostés es circunstancia especialmente oportuna para tomar conciencia de la acción del Espíritu Santo en nosotros, que desde el don de la fe, nos hace capaces de comprender todo lo transmitido por el Señor, de recordar su enseñanza y poder actuarla en la vida, así como de vivir la presencia y acción salvadora del Señor Jesús y la fuerza de su amor capaz de unir gentes diversas en su Iglesia, a las que, a la vez capacita para dar testimonio de la Verdad en
todas las épocas y en todos los confines de la tierra.

Obra única la del Espíritu Santo, a Quien en tiempos de especial necesidad debemos dirigir no sólo nuestras súplicas, sino nuestra más profunda y sentida acción de gracias. Él cumple con su constante presencia y acción la promesa hecha por el Señor Jesús de que el Padre nos lo enviaría para culminar y perpetuar su obra de Salvación de la Humanidad.

Desde hace años la Solemnidad de Pentecostés ha sido marco adecuado para
celebrar el día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, recordando la especial tarea de los laicos cristianos de ser testigos del Evangelio con su compromiso activo en el seno de las realidades sociales.

Especialmente en las presentes circunstancias de crisis social, económica y de fe, nuestro laicado debe seguir dando repetidas muestras de entrega a favor de los más necesitados, y así debe seguir actuado de modo creciente en tiempos donde la fe se ha de transformar, día a día, en amor solidario y comprometido. Además de cuidar intensamente la alegría de creer y de dar testimonio de la fe en el mundo, unida a una tarea permanente de transmitir la fe especialmente en el seno de nuestras familias, del mundo educativo y de la cultura.

Asimismo, desde hace algún tiempo, desde la fortísima incidencia de la inmigración en nuestro país, la gran presencia entre nosotros de hermanos católicos venidos de otras tierras y culturas, hacen que Pentecostés sea marco sugerente para celebrar la riqueza que con ellos el Señor ha dado a nuestras comunidades, valorando la unidad católica, desde esa variedad que enriquece nuestra Diócesis. En nuestras tierras de Orihuela-Alicante esta realidad es patente, y en este día, invocando al Espíritu Santo, os animo a todos a que abramos el corazón y la mente a la catolicidad, a que nos sintamos felices por ser católicos, universales, y a que practiquemos la integración, supliquemos el gozo de la unidad católica, trabajando en el seno de unas comunidades ricas, variadas, misioneras, bien unidas en una misma fe, por un mismo
amor, que nos da el Espíritu Santo que nos hace una única Iglesia. Su Iglesia.

En la culminación de la Pascua, en Pentecostés, mi afecto y bendición.

+ Jesús Murgui Soriano

Obispo de Orihuela-Alicante

Mons. Jesús Murgui Soriano
Acerca de Mons. Jesús Murgui Soriano 158 Articles
Mons. D. Jesús Murgui Soriano nace en Valencia el 17 de abril de 1946. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de septiembre de 1969 y obispo desde el 11 de mayo de 1996. Estudió en el Seminario Metroplitano de Moncada (Valencia) y está licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctorado en esta misma materia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979. Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca. El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005. Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.