Recuerdos de la Peregrinación Diocesana a Tierra Santa

Mons. Saiz MenesesMons. Josep Àngel Saiz Meneses      Entre las indicaciones pastorales que la Santa Sede nos hizo para el Año de la Fe, se recomendaba “alentar las peregrinaciones de los fieles a la Sede de Pedro” y también “fomentar las peregrinaciones a Tierra Santa, el lugar que tuvo la primicia de conocer a Jesús, el Salvador, y a María, su madre”.

Diferentes comunidades e instituciones de la diócesis van peregrinando a Tierra Santa y a Roma en este año. La peregrinación Diocesana a Tierra Santa ha tenido lugar del 24 de abril al 1 de mayo. Acabamos de llegar cargados de recuerdos interiores, de reflexiones, de imágenes. Tierra Santa representa de un modo especial el lugar en que se realiza la unión entre Dios y los hombres, entre la eternidad y el tiempo concreto; el lugar en que Dios entra en la historia humana, que de este modo deviene Historia de Salvación.

La peregrinación a los santos lugares tiene la misma finalidad que la celebración del Año de la Fe: la conversión personal. Además de la conveniente preparación que se realiza antes de partir, en cada lugar que se visita se lee algún fragmento correspondiente del Evangelio, se hace un rato de oración y de este modo se van entrelazando las imágenes y recuerdos de la geografía y de la vida de Jesús con los relatos que ya conocíamos desde nuestra tierna infancia. Pero después de participar en la peregrinación, disponemos de más datos para entender los Evangelios y también para nuestra reflexión personal.

Así nos pasa hoy al meditar la  parábola del “buen samaritano” con la que se ilustra la celebración del Día del Enfermo, y que resuena de una manera especial después de haber visitado las ciudades de Jerusalén y Jericó y el trayecto que las une. La campaña se centra este año en la exhortación de Jesús al letrado al final de la narración: “Anda, y haz tú lo mismo” (Lc 10,37).

Hay tareas que la Iglesia no puede en modo alguno descuidar. Una de ellas es la cuidar de los enfermos. La primera de las tradicionales obras de misericordia corporales –que siempre son de plena actualidad- es la de “visitar a los enfermos”. La practican todas las personas que están al lado de los enfermos, tanto el personal médico y sanitario, que aporta la curación –si ésta es posible- gracias a los avances de la ciencia, como todas aquellas  que sirven a los dolientes con los recursos espirituales y sacramentales.

Deseo agradecer, desde esta comunicación, la labor de todos cuantos están al servicio de los enfermos. Me refiero a las personas que trabajan profesionalmente en el mundo de la salud, que hacen una labor muy humana en la que se une la ciencia y también el amor e incluso la ternura con quienes pasan por la crisis de una enfermedad. Y quiero recordar de manera especial a quienes colaboran en la llamada “pastoral de la salud y de la enfermedad”. Doy  gracias a Dios por tantas personas que en las parroquias colaboran en visitar y atender a los enfermos en todas sus necesidades, las espirituales y –si es el caso- también en las necesidades materiales.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 392 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.