«La Iglesia es un ejemplo de transparencia»

Sevilla Isaac GarcíaIsaac García es sacerdote de la congregación de los Sagrados Corazones y llegó a Sevilla en el año 1972. Con una amplia experiencia en el ámbito de la enseñanza, es también un referente para todo el que se dedique al teatro en Sevilla. En la última década ha asumido varias responsabilidades en el ámbito de la Comunicación: dirige el programa Testigos Hoy (Canal Sur Televisión) y la revista 21.

También asume Isaac García la responsabilidad de la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación en esta diócesis andaluza. En este ámbito, y en el día de la Festividad de la Ascensión del Señor, el próximo domingo 12 de mayo, la Iglesia celebra su Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. En este año 2013 el lema propuesto es «Redes sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización». El Delegado de Medios en Sevilla sostiene en esta entrevista que en los planes formativos de los seminarios se incluya un apartado monográfico sobre Comunicación.

– En corto y por derecho: ¿Comunica bien la Iglesia?

Esa es la típica pregunta para la que necesitaríamos horas de conversación. Lo que la Iglesia tiene que decir en cada momento es conocido por todo el que tenga un mínimo interés por saberlo. Claro que en este mundo mediático, donde lo que no sale en los medios parece que no ha sucedido, sí es verdad que tenemos que seguir afinando más para hacer de nuestro mensaje algo atractivo. Y cuando digo atractivo me refiero a algo que ‘se venda bien’, que cale rápido en los canales de distribución de información. Ahí está el reto.

– Y si el mensaje es claro, inequívoco, ¿dónde está el problema?

En que es contracultural. No casa con lo que la corriente cultural dominante impone.

– ¿Así de simple?

Desde una óptica totalmente aséptica, eso es comprensible. La Iglesia propone un modelo de vida que hace feliz al hombre. Hablo de una felicidad que no depende ni se mueve por los valores socialmente imperantes. Me refiero al consumismo, el hedonismo, el aparentar… El mensaje de la Iglesia rompe con todo esto. Es un lastre que asumimos.

– ¿Por qué perdura tanto esa desconfianza en muchas redacciones de medios de comunicación hacia lo que se emite desde instancias eclesiales?

Ese peaje no sólo lo pagamos en la Iglesia. Entiendo que forma parte del recelo, que no comparto pero que es evidente, hacia todo lo que suena a oficial. Lo primero que busca el periodista al encarar una comunicación de un organismo de la Iglesia es ‘lo que no se dice’. Eso se cura, permítame el término, con transparencia, y por mi experiencia en estamentos de comunicación de la Iglesia, puedo afirmar que estamos dando muestras de ello. Y tenemos un ejemplo muy reciente. Ahora que se habla de exigir por ley transparencia a la Iglesia, debo decir que la Iglesia es un ejemplo de transparencia. Conviene recordar, y en eso estamos, que la Archidiócesis de Sevilla lleva años presentando sus cuentas detalladas al céntimo en una publicación que se pone a disposición de cualquier persona, miembro o no de la Iglesia. Convocamos a los medios, el obispo se pone a disposición de los periodistas y ofrecemos una información que sí echo en falta en otras instituciones.

– ¿Y de dónde sale entonces esa corriente de declaraciones que exigen precisamente esa transparencia que sin embargo ponemos en práctica?

Por mucho esfuerzo que yo ponga en dar a conocer una realidad, si tú no te quieres dar por enterado no tengo nada que hacer. Algo similar pasa con la financiación de la Iglesia. El modelo tributario ha cambiado hace unos años, la Iglesia no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado y, sin embargo, de vez en cuando nos topamos con declaraciones de personas con responsabilidades políticas o sociales que no tienen el menor problema en salir a la palestra exigiendo que el Estado deje de financiar a la Iglesia. Hemos hecho un esfuerzo de comunicación con la campaña Por Tantos, están las publicaciones en las diócesis de los balances económicos, insistimos a tiempo y a destiempo en unos argumentos clarísimos… Pues bien, aún hay gente que persiste con argumentos radicalmente falsos. ¿Mala fe?, ¿prejuicios ideológicos? Algo de eso habrá.

– ¿Es quizás el lenguaje uno de los principales escollos en esta tarea comunicadora?

Estoy de acuerdo con eso, pero si analizamos los cambios evidenciados en los últimos años, hay que decir que se van dando pasos. Efectivamente, el lenguaje ha sido uno de los hándicaps de la tarea comunicativa de la Iglesia. Recuerdo notas de prensa o comunicaciones de instancias eclesiales donde se empleaba un lenguaje y un tono absolutamente clericales, con términos y un estilo muy alejados de los que se empleaban en los medios de comunicación convencionales. En la medida que se ha ido confiando esta tarea a profesionales, esto ha cambiado. Hoy día, si te pones en contacto con instancias comunicativas de instituciones eclesiales te puede atender una persona, como mínimo con la misma formación o experiencia que el que demanda información.

– ¿Y son permeables las instancias de la Curia a esta forma de trabajar?

Todo cambio lleva su tiempo, pero debo decir que la Comunicación es un factor que se tiene cada vez más en cuenta a la hora de adoptar decisiones. Como digo, es un proceso de asimilación que está llevando su tiempo, pero yo albergo la esperanza de que en las tomas de decisiones a todos los niveles se termine asimilando con naturalidad la importancia de la Comunicación.

– Imagino que eso comportará un reciclaje a nivel interno

Sin duda, y en eso estamos. Precisamente, estos días estamos culminando un plan formativo en Comunicación que tiene como primeros destinatarios a los responsables de organismos de la Curia. Estamos convencidos de que este es el camino.

– ¿No cree que los sacerdotes tienen algo que ver en esta dinámica?

Naturalmente. Lo ideal sería que en los planes formativos de los seminarios se recogiera un apartado monográfico sobre Comunicación. Y tengo que decir que desde la Delegación de Medios se están dando los primeros pasos. Si no contamos con los sacerdotes en esta tarea, nos habremos equivocado.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43343 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).