Renovación de los compromisos matrimoniales

Mons. Gerardo MelgarMons. Gerardo Melgar    Queridos diocesanos:

Uno de los objetivos principales de nuestra Misión diocesana “Despertar a la fe” es sacar la fe a la calle, de tal manera que la vida y el testimonio de los creyentes suscite interrogantes en los que deambulan por las mismas y que no se hacen presentes en la vida eclesial. Siguiendo este objetivo he pensado en celebrar una Jornada de renovación del compromiso matrimonial con los matrimonios cristianos de toda la Diócesis. Con esta celebración deseo que los propios matrimonios cristianos valoren la realidad de su matrimonio expresando el gozo de vivirlo desde la fe para que el testimonio de su vivencia ayude a valorarlo a los que no lo aprecian suficientemente.

El matrimonio entre un hombre y una mujer, y especialmente el matrimonio cristiano, como Sacramento, ha ido perdiendo valor y prestigio entre nuestras gentes, pese a su belleza y riqueza como base de la familia y de toda la sociedad. En España vivimos, en este sentido, un momento muy delicado, sobre todo desde la sentencia del Tribunal Constitucional del 6 de noviembre de 2012 que equipara en derechos y dignidad la unión entre personas del mismo sexo con el matrimonio constituido por un hombre y una mujer, única realidad que podemos llamar así aunque la Ley y los Tribunales (ignorando el Derecho natural) se empeñen en lo contrario. Como consecuencia de dicha equiparación, los contrayentes han perdido el derecho de ser llamados “esposo y esposa”, y han pasado a llamarse cónyuge A ycónyuge B; igualmente, los niños ya no tienen legalmente el derecho a tener un padre y una madre sino un progenitor A y un progenitor B.

La equiparación de derechos entre todo tipo de uniones, también las de hecho, y la facilidad para romper el matrimonio mediante el divorcio fácil (llamado “divorcio exprés”) lleva consigo que el matrimonio en sí no se valore, haciendo que muchas parejas opten por vivir juntos sin más, sin ningún tipo de vínculo ni de obligación. Además, el matrimonio cristiano, por sus características especiales, es visto como algo del pasado y totalmente trasnochado; es lógico porque este matrimonio sólo puede ser vivido desde la fe. El descenso de matrimonios cristianos es signo elocuente de la falta de fe.

El panorama, pues, que nos encontramos es francamente grave, nos entristece y nos preocupa pero no nos lleva al desánimo sino al compromiso de expresar públicamente la belleza del matrimonio cristiano y a animar a que los esposos y esposas, con sus familias, manifiesten la riqueza de su relación y la fidelidad a los compromisos que adquirieron libremente el día de su boda. No vamos contra nadie; expresamos lo maravilloso que es un matrimonio entre un hombre y una mujer, abierto por naturaleza a la vida, y lleno de la gracia sacramental, de la presencia única de Dios, en el corazón de esos esposos y de su hogar.

Para ello, yo personalmente, como Obispo de la Diócesis y la Delegación episcopal de familia y vida convocamos a todos los matrimonios católicos de la Diócesis, ciudad y pueblos, sean cuales sean los años de vida conyugal que lleven, a participar en una celebración eucarística que tendrá lugar el Domingo 28 de abril a las 12.30 h. en la Parroquia de El Salvador en Soria, para renovar sus compromisos matrimoniales. Será una expresión elocuente de la importancia que esta institución tiene para nuestra Iglesia y para la sociedad, y de su perenne actualidad. Además, queremos dar la oportunidad a todos aquellos matrimonios que así lo quieran a que asistan vestidos con su traje de boda (o un traje de fiesta) o acudan a la parroquia con el coche adornado como el día de su boda, para manifestar en la calle que el matrimonio cristiano no es algo anormal ni minoritario sino una realidad natural, normal, mayoritaria y de gracia en nuestra sociedad soriana. En la fachada de la Parroquia de El Salvador colocaremos una gran pancarta que llame la atención y exprese lo que queremos significar con esta celebración. Elaboraremos y colocaremos por la ciudad y los pueblos más significativos unos grandes carteles, alusivos a esta celebración. A todos los matrimonios que asistan, previamente apuntados, les daremos un recuerdo de la renovación de sus compromisos matrimoniales.

Quiero animar a todos los matrimonios de toda la Diócesis a vivir esta renovación de los compromisos matrimoniales y expresar así su gozo de ser creyentes y de vivir su matrimonio desde la fe, en orden a que otros que no lo viven así se puedan sentir interpelados por su testimonio. ¡Feliz Jornada de la renovación de vuestro matrimonio cristiano!

+Gerardo Melgar

Obispo de Osma-Soria

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 377 Articles
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia. Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976. A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional. Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993). En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia. El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana. Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar. De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010). El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.