«Por tantos… pon la X en la Declaración de la Renta»

Mons. Casimiro López LlorenteMons. Casimiro López Llorente    Queridos diocesanos

Nuestra Iglesia tiene como misión predicar el Evangelio por el mundo y así lo hace a través de miles de católicos que, movidos por el amor y la gracia de Dios, difunden su Palabra y su Amor salvador.

Para cumplir su misión, la Iglesia, que sin ser de este mundo está en este mundo, necesita de medios personales y materiales. Por ello, además de la implicación personal, activa y responsable de todos sus miembros, necesita de la colaboración económica de todos nosotros. Sin medios económicos, la Iglesia no puede llevar a cabo el anuncio del Evangelio, la catequesis, la formación de cristianos adultos, los actos de culto, la atención de las parroquias y de los servicios caritativos a los más pobres y necesitados –aquí y en países más pobres-, la remuneración de los sacerdotes y otras personas al servicio de la Iglesia, la conservación del patrimonio y templos, y tantas otras cosas más. Detrás de todas ellas se encuentran cientos de miles de personas que en comunión con la Iglesia trabajan cada día por hacer el bien al prójimo. La labor religiosa y espiritual de la Iglesia, ya de por sí de gran significado social, lleva además consigo otras obras sociales: la enseñanza, la atención integral a niños, ancianos o discapacitados; la acogida de los inmigrantes; la ayuda personal e inmediata a quienes la crisis económica está poniendo en graves dificultades; los misioneros en los lugares más pobres de la tierra. Todo ello surge de las vidas entregadas y de la generosidad suscitada en quienes han encontrado su esperanza en la misión de la Iglesia. Con poco dinero, y gracias a la generosidad de millones de personas en todo el mundo, la Iglesia sigue haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto. 

Un modo muy importante de colaborar económicamente con la Iglesia católica es marcar con una X la casilla destinada a la ‘Iglesia católica’ en la Declaración de la Renta que ya ha comenzado. Desde el año 2008, el sostenimiento de la Iglesia depende exclusivamente de los católicos y de todas aquellas personas que reconocen la labor de la Iglesia; ya no hay complemento con cargo a los presupuestos generales del Estado, como incorrectamente hay quien lo sigue diciendo. La Iglesia recibe del Estado lo que se recauda por razón de la X en la Declaración de la Renta. Quienes libremente quieran hacerlo, deben marcar la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración de la Renta. Un 0,7 por ciento de sus impuestos se dedicará así, sin coste adicional para el contribuyente, a la ingente labor que la Iglesia desarrolla. Este sencillo gesto no le supone a nadie ni pagar más, ni que le devuelvan menos. Si se quiere marcar la casilla llamada “Fines sociales” es posible hacerlo al mismo tiempo que se marca la de la Iglesia.

Es muy importante comprometerse personalmente –y animar a otros a hacerlo- y marcar con una X la casilla en la Declaración de la Renta. Debemos revisar los borradores de la Declaración que recibamos, donde ya viene marcada la casilla. Si la opción marcada no coincide con nuestro deseo, podemos cambiarla. Hemos de hacerlo personalmente y no dejarlo en manos de otros.  Espero que todos nos impliquemos en la Campaña de este año. Pido de modo especial a los sacerdotes y a los miembros de los Consejos parroquiales de economía o de pastoral, que animen en sus parroquias a hacerlo. La economía de nuestra Iglesia depende de todos y cada uno de nosotros. Son muchas las necesidades de nuestra Iglesia para cumplir su misión, para seguir haciendo el bien. Gracias a tantos que con este sencillo gesto colaboran con la Iglesia y su misión por tantos y tantos que se benefician de su acción evangelizadora, litúrgica, caritativa y misionera.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 396 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.