Lourdes, una puerta de la fe

Mons. Jesús Sanz MontesMons. Jesús Sanz     Es un rincón particularmente bello del Pirineo francés. El río Gave hace meandros donde exhibe la frescura de sus aguas y la fuerza de su torrente tras haberse precipitado por cascadas surcando preciosos valles. Pero llega ante aquella gruta tan famosa, y hasta el río Gave se muestra respetuoso. Pareciera que musita una oración uniéndose a la de tantos fieles. Su bravura se hace humilde, y su vigor se hace dulce y tenue.

 Estamos hablando de Lourdes, a donde estos días peregrinará nuestra Hospitalidad de Enfermos. Sin duda que irán las personas que necesitan alivio en sus dolores, y avivar su esperanza, quizás también esperar ese milagro cotidiano que no consiste en la curación propiamente tal sino aprender a mirar las cosas de un modo distinto. Junto a estas personas, aquejadas con enfermedades, temores y dolencias, irán médicos, enfermeras, voluntarios, sacerdotes y seminaristas.

La lección que se aprende allí en Lourdes es que tenemos que elegir con nuestro afecto y nuestra entrega a quienes Dios mismo ha elegido sobremanera. Los enfermos, sea cual sea su dolor y su quiebra, tienen el rostro de los preferidos de Jesús. Él lo dijo claramente: “Venid a mí, benditos de mi Padre porque tuve hambre y me disteis de comer… estuve enfermo y vinisteis a visitarme” (Mt 25). Ante la perplejidad de sus discípulos que no habían visto hambriento o enfermo al Maestro, Jesús dirá aquella frase, todo un tratado de cristiana caridad: “Lo que hicisteis o dejasteis de hacer con uno de estos mis humildes hermanos, lo habéis hecho o dejado de hacer conmigo”.

 Una caravana de la esperanza partirá desde Asturias para llegar a Lourdes en estos días. Aquellas montañas emboscadas, el mucho verde de sus prados y campiñas recuerdan fácilmente nuestra geografía tan bella y tan querida. Pero además de ese paisaje en el que nos sentimos como en la propia casa, allí en Lourdes hay otro paisaje que tiene el rostro de la humanidad, con sus llantos y sus sonrisas. Y es así el testimonio de cuantos hemos podido ir muchas veces por diversos motivos.

 Este año el tema pastoral es “Lourdes, una puerta de la fe”. Entronca así con el Año de la Fe que estamos celebrando en toda la Iglesia. Efectivamente, ese bendito lugar mariano ha sido testigo de tantas llamadas a la fe, como si nuestro corazón estuviese buscando de continuo una puerta a la que llamar y tras la cual ser respondidos. Tantas personas son buscadoras de esa fe que han perdido o que todavía no han encontrado, y entonces el milagro consiste no en una curación de una enfermedad del cuerpo sino de una enfermedad del alma.

 Conocemos el caso de Alexis Carrel (+1944), premio Nobel de Medicina, y ateo. Quiso reírse de Lourdes y acudió para poder mostrar que aquello era una patraña mentirosa, un fraude. Subió al tren de una peregrinación. Allí iba una enferma, Marie Ferrand Bayllie, desahuciada. Agravándose, piden un médico. Alexis Carrel va a ver a aquella mujer que se moría por una peritonitis. Carrel dice que esa mujer no llega a Lourdes. Entonces, en broma, dice: “Si esta mujer se cura en Lourdes, yo creeré”.

 Dios le tomó la palabra. Aquella mujer llegó a Lourdes y se curó. El cumplió su palabra y se convirtió. Tiene un libro muy bello, Mi viaje a Lourdes, donde relata su conversión. Dios pone una puerta ante nosotros para que podamos llamar, detrás siempre estará Él esperándonos: basta que nosotros tengamos la sencillez de reconocer la necesidad de llamar.

La puerta de la fe está en Lourdes, sin duda, y también en cualquier lugar.

  + Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
   Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 418 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.