La fe pascual no se negocia

Mons. VivesMons. Joan E. Vives    Celebrando la Pascua, el Papa Francisco dijo en una homilía: «Pedro no calló su fe, no se rebajó a compromisos, porque la fe no se negocia (…) En la historia del pueblo de Dios ha existido esta tentación a veces, la de cercenar un fragmento a la fe, la tentación de ser un poco como hacen los demás, la de no ser tan rígidos; pero cuando empezamos a recortar la fe, a negociar la fe, un poco a venderla al mejor postor, empezamos el camino de la apostasía, de la no fidelidad al Señor». Este es el testimonio fiel de los mártires desde el primer momento de la Iglesia. Y hoy todavía hay «mártires» del catolicismo en muchos países, por no ser infieles al don recibido.

La Pascua es el núcleo de la fe y el centro de toda la vida cristiana. La experiencia del sepulcro vacío y de las apariciones del Resucitado son esenciales. Captar el vacío de la muerte, que ha sido ya vencida; y ser merecedores de unos encuentros con Jesús resucitado, que revelan la verdad de Jesús, que es el Hijo de Dios y que vive para siempre. Ahora se ve claro que «el Padre lo había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía» (Jn 13,3), que su Palabra es la verdad y que sus mandamientos nos llevan hacia a Dios y hacia la vida que no se acabará nunca. Cristo Resucitado no rechaza a nadie por la infidelidad habida, sino que vuelve a llamarlos misericordiosamente para hacerles apóstoles suyos, los fortalece en la fe y les otorga los dones espirituales necesarios para su misión santificadora y orientadora para toda la humanidad.

No podemos hacernos una fe a nuestra medida, ni una fe que elige lo que le gusta y lo que no. Ni una fe al gusto de quienes me rodean, o que cede a las presiones del poder o de las modas o ideologías triunfantes… La fe es el compromiso de acoger un Amor que viene de Dios, que nos trasciende. «No sois vosotros los que me habéis elegido, sino que yo os he elegido y os he destinado para que vayáis y déis fruto, y vuestro fruto permanezca» (Jn 15,16). El cristiano es portador de una misión desde la Pascua, que no puede traicionar. Y con la fe pascual también se vincula una ética, sobre todo en temas de dignidad de la persona y derechos humanos, de justicia social y reparto justo de los bienes de la tierra, de trabajo por la paz y por la defensa de la vida, de amor a los más desvalidos. El cristiano quiere transformar la historia según lo que Dios espera, según un dinamismo de amor y de justicia aprendido en las parábolas sobre el Reino de Dios que Cristo anunciaba. En muchos temas quizás este testimonio lo hará «diferente» a los criterios mundanos, o bien se deberá oponer a ellos con valentía. Ya los apóstoles decían: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5,29).

La fe es un encuentro con Jesús que cambia la vida, un acontecimiento que lo trastoca todo. «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva» (Benedicto XVI, Deus caritas est, 1). Tomemos el compromiso de orientar y dar «sentido» a todo, desde la fe cristiana pascual, con la esperanza y el amor bien vivos. Y disfrutemos del don de tener fe, de ser miembros de la Iglesia, de poder testimoniar a Cristo y transformar el mundo según las Bienaventuranzas.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell y Tudela

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 333 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).