Las Carmelles

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas     Imagino que muchos de vosotros sabéis lo que son las caramelles, pero, para aquellos que no han tenido la suerte de saborearlas o escucharlas, lo explico. El Sábado Santo —cuando, por la mañana, celebrábamos la resurrección del Señor— y el domingo de Pascua, grupos de cantores salían a cantar por las casas del pueblo, casas de campo y calles de las villas, y recaudaban en una panera especial huevos, dinero… para anunciar el gozo de la resurrección de Cristo. Desde la reforma litúrgica de la Semana Santa los cantos se iniciaban al anochecer del sábado y seguían durante todo el domingo de Pascua. 

Añoro las caramelles, y lamento que esta tradición tan significativa y arraigada entre nosotros se vaya perdiendo. Verdaderamente añoro las caramelles.

Los grupos que cantaban estaban formados por hombres, jóvenes o niños y niñas, algunos con instrumentos musicales, lucían barretina, camisa blanca y faja roja. En los grupos infantiles, las niñas lucían el típico vestido catalán.

Ciertamente que todas las canciones no eran “de misa”, como se dice popularmente. Tras una primera canción que anunciaba la Pascua de resurrección o Pascua florida, seguían sardanas, algún vals, o popurrí con músicas del momento y letras inventadas, con acento crítico y divertido, que reflejaban la actualidad de los personajes famosos. 

En muchos pueblos, los cantores esperaban a los fieles a la salida de la Misa Mayor y ofrecían la cantata más solemne, pese a que ya llevaban anunciando la alegría de la Pascua.

En realidad, las caramelles eran un anuncio popular de la Pascua de Jesucristo. Significaban un canto a la vida, a la esperanza, al amor, a la naturaleza, a la actualidad. 

Debemos admitir que los tiempos de mi infancia y juventud no eran propicios al optimismo, debido a las penurias económicas y a la situación política. Pero había grupos de personas con iniciativas, que pensando en sus conciudadanos, se esforzaban en endulzar la vida  y en ayudar a vivir las fiestas importantes, como la Pascua.                                  

Ciertamente que durante este tiempo en las iglesias anunciamos y celebramos la Pascua de Jesús, pero ¿alguien ha anunciado popularmente y por las calles el hecho más importante de la historia de la humanidad? ¿Alguien cantando nos ha dicho que podemos tener esperanza pese a las amargas situaciones que vivimos?

Reconozcamos que a nivel popular vivimos más intensamente los dolores de María, el inicio de la Semana Santa con el domingo de Ramos, el Viernes Santo con las procesiones y los vía crucis, que el domingo de Pascua.

Es verdad que nos hemos regalado las “monas” (pastel típico de Cataluña), que hemos participado en los aplecs de estos días, y otros actos. Sería muy adecuado que los padrinos o quienes les substituyan explicasen el sentido de la “mona” de Pascua a sus ahijados, como el dulce y agradable recuerdo de su bautismo. 

Todo lo que podamos hacer, sugerir, animar… por proclamar la Pascua y ayudar a vivirla, también popularmente, ayudará a la evangelización. 

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 403 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.