Divina Misericordia

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca      Dios ha vencido nuestras muertes y tristezas, ha roto las cadenas del pecado que nos tenían esclavos, su Resurrección no fue una derrota, sino una Victoria, al Señor lo sepultaron, pero no le vencieron, es verdad que tiene las marcas de la pasión en sus manos y en su costado, pero ¡Vive! y en todos los rincones de la tierra se está cantando y proclamando el triunfo de Jesús: “¿Dónde está, muerte, tu victoria?” ¡Ha Resucitado el Señor! Espabilad, hermanos, llenaos de alegría, que hay esperanza, que tendremos un mañana y millones de razones para confiar. A los hombres nos cuesta aceptar este hecho y le ponemos pegas a estas noticias, como hizo el apóstol Tomás: “si no veo, no creo”. Tomás no cree y no hace caso a los detalles de lo que hizo el Señor, a lo que le contaban los compañeros; no sólo no cree, sino que le pone condiciones a Dios, “sólo creerá si lo ve con sus ojos”. 

Estamos en la Pascua de Resurrección, en alabanzas y aleluyas, todavía repican las campanas en sus campanarios y cantan a gloria las palomas, huyendo de la tierra al cielo, estremecidas por el sonido de bombos y tambores, estimuladas por el estruendo de tracas y cohetes… aún tengo grabadas en mis pupilas las sonrisas de los niños… y me pregunto: ¿por qué los adultos no ríen como los niños? No es porque no sepan sonreír, sino porque no saben que el estado normal, el estilo de los cristianos, es la alegría. Jesús Resucitó y estamos llamados a gozar de su misma vida, no hay miedo ni temor que pueda con nosotros, ¡somos del Resucitado, somos de la alegría! 

Por si alguien necesita otro punto de apoyo para la confianza en el Señor, en este domingo segundo de Pascua celebramos la Divina Misericordia, ya saben que se trata de “una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al genero humano en los años venideros», había dicho el Papa Juan Pablo II. Yo creo que también es un motivo para la alegría, porque nuestras vidas se sostienen en el Señor, en su misericordia. 

Que se note que estamos en Pascua y vivamos como hijos de Dios. Id a vuestras parroquias, presentaos al sacerdote y decidle que cuente con vosotros, que estáis dispuestos a conocer mejor a Dios y a dar razón de vuestra fe. 

¡Feliz Pascua de Resurrección!

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 384 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.