Mensaje para Semana Santa – Bajo el signo de la cruz

Mons. Vicente Jiménez ZamoraMons. Vicente Jiménez      En el Año de la fe nos disponemos a celebrar la Semana Santa en nuestra Diócesis de Santander. Días sagrados, en los que la Iglesia celebra los misterios de  nuestra salvación realizados por Cristo en los últimos días de su vida, comenzando por la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén el Domingo de Ramos y culminando con su Resurrección gloriosa el Domingo de Pascua. En la Semana Santa celebramos “el Triduo de Cristo crucificado, sepultado y resucitado” (San Agustín, Carta 55, 14). El
Jueves Santo comienza el triduo pascual. En la misa vespertina recordamos la
institución de la Eucaristía, el sacerdocio ministerial y el mandato del amor fraterno. El Viernes Santo la Iglesia medita sobre la Pasión del Señor y expone la Cruz a la adoración de los fieles. El Sábado Santo permanecemos junto al sepulcro del Señor, esperando, con María en oración, su Resurrección en la Solemne Vigilia Pascual de la Noche más Santa del Año Litúrgico, que ilumina a todo el mundo con la luz de Cristo Resucitado.

Son días de la contemplación de los misterios que nos dieron nueva vida
mediante el sufrimiento del Redentor, entregado libremente a la cruz. Días de
meditación y recogimiento, pero también de clamor en las calles, llenas de gentes, que se congregan para ver pasar ante sus ojos asombrados los pasos de la Semana Mayor de la fe.

Nuestras ciudades, villas y ciudades, cargadas de historia, fe y religiosidad,
frecen en los días de la Semana Santa admirables catequesis plásticas, al servicio de la evangelización, en bellas imágenes y “pasos”, que salen en procesión por nuestras calles y plazas.

Ver al Señor y a su Santísima Madre pasar por nuestras calles nos tiene que
conducir ‘de lo visible a lo invisible’. Cristo es ‘imagen de Dios invisible’ y es el
primero de una nueva humanidad. Viéndole, contemplándole con amor en los ‘pasos’ procesionales, celebrándole, sobre todo, en la liturgia, hemos de identificarnos con Él.

Queridos diocesanos: os exhorto a participar plena, consciente y activamente en las celebraciones litúrgicas en nuestras iglesias y a vivir con fervor y piedad las manifestaciones de religiosidad popular en las procesiones.

¡Feliz Semana Santa y Pascua de Resurrección!

+ Vicente Jiménez Zamora

Obispo de Santander

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.