Seminario: aprender a fiarse de Dios

Mons. Jesús Sanz       Fiarse de otro. Qué grande regalo si se da en la vida de cada día. Cuando merodean los retos más amenazantes que de continuo nos echan un pulso a lo mejor de nuestra esperanza, uno se siente tocado por una sensación de soledad. Se experimenta una especie de aislamiento en donde da la impresión de que ya nadie se fía de nadie. Todo puede ser sospechoso de cualquier cosa, y las certezas se mueven tanto debajo de nuestros pies que se hace fatigoso dar un paso sin tener la sensación de que una arena movediza terminará por engullir lo que en otros momentos parecía claro, hermoso y posible.

Hace unos años, Vicente E. Tarancón siendo joven obispo en Solsona, escribió una célebre carta pastoral. El tema era la alegría sacerdotal. El contexto al final de la década de los años cuarenta, era de dureza social, económica, política. Culturalmente había que reconstruir tantas cosas derrumbadas por los horrores de una guerra fratricida. Ante ese panorama, la Iglesia tenía ante sí una enorme tarea de anuncio esperanzador con una buena noticia que contar. Don Vicente se dirigía a sus curas con una carta honda y llena de responsabilidad haciéndoles testigos de la verdadera alegría de la que eran portadores como sacerdotes de Jesucristo.

Pero comenzaba con unas palabras que parecen escritas para un tiempo como el nuestro: «el fracaso nos abruma. El convencimiento de nuestra inutilidad es una losa de plomo que nos oprime y que nos amarga la existencia. La alegría huye entonces necesariamente del corazón sacerdotal. Vamos tirando, haciendo las cosas mecánicamente, pero sin que nuestro corazón se entusiasme por nada y sin que nada nos ilusione. Y nos pasamos la vida devorando en silencio nuestra amargura y lamentando el actual estado de cosas que nosotros no podemos vencer». Pero no era la palabra última. Había otra que escuchar aún.

Ante esta provocación con la que tantas veces nos sentimos acorralados por lo que nos supera y parece vencernos, se abre entonces el sentido profundo de la fe que despierta en nosotros una esperanza luminosa más grande que todas nuestras brumas juntas. Y es entonces cuando entendemos que el sacerdote está llamado a ser servidor de la alegría. No es un cuentacuentos que entretiene. No es un monologuista que induce a carcajadas. No es un cantante que pone música a la letra que ya no existe. Es alguien que sabe de quien se ha fiado como decía San Pablo (2 Tim 1,1). Fiarse de otro no significa que se entiende todo, o que todo se hace fácil y simplón. Es más bien mirar las circunstancias, abrazar la realidad, caminar por el sendero cotidiano, sabiéndonos acompañados por los ojos y protegidos por las manos de quien más nos quiere, de quien nunca engaña ni tiene intereses capciosos para aprovecharse de nosotros.

Esta presencia del Señor en nuestra vida, es lo que permite que nos fiemos de alguien que no es rival, ni intruso, ni enemigo. Su mirada dulce y su acogida misericordiosa hace que cuanto nos pone en un brete, cuanto a veces nos acorrala, no tengan ni la palabra última ni una palabra fatal. Esto es lo que los futuros sacerdotes que se forman en el Seminario deben ir asimilando, haciéndolo vida propia y experiencia personal. Porque de esta alegría ellos deberán ser testigos luego en su ministerio sacerdotal. Saber de quien uno se fía, cuando ese Quien coincide con el mismo Dios, es lo que genera una mirada nueva capaz de despertar de nuestras noches con pesadillas para amanecer a una esperanza que nos regala la verdadera alegría. Es el mensaje de este año para el día del Seminario.

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm

Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 422 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.