«Sé de quién me he fiado» – Día del Seminario 2013

Mons. Manuel Sánchez Monge      La Iglesia en España celebra en torno a la fiesta de san José, el Día del Seminario. Un año más damos gracias a Dios por nuestros sacerdotes y seminaristas, y nos hacemos eco de una de las preocupaciones más hondas de la Iglesia hoy, las vocaciones sacerdotales. Nuestras comunidades necesitan con urgencia pastores según el corazón de Dios, que las apacienten con celo, sabiduría y prudencia (Jer 3,15). Orar y trabajar por las vocaciones es una responsabilidad de todos los cristianos.

En este curso 2012-2013 son en España 1.307 los seminaristas, 29 más que el pasado año, y han aumentado también el número de ingresos en los seminarios y el de seminaristas ordenados, 133 seminaristas, 11 más que en el año anterior. En nuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol tenemos tres seminaristas ya próximos a ser ordenados, pero falla la continuidad. Necesitamos adolescentes, jóvenes y adultos que reemplacen a tantos beneméritos sacerdotes que han entregado la vida entera a Jesucristo, a la Iglesia y a sus hermanos. Con palabras de Benedicto XVI os invito a todos a escuchar la llamada del Señor: “Abrid vuestro corazón a Dios, dejaros sorprender por Cristo. Dadle derecho a hablaros. Abrid las puertas de vuestra libertad a su amor misericordioso. Presentad vuestras alegrías y vuestras penas a Cristo, dejando que El ilumine con su luz vuestra mente y acaricie con su gracia vuestro corazón”. Seguramente necesitamos comunidades cristianas más vivas, más empeñadas en el camino de la santidad, para que puedan surgir entre nosotros las vocaciones al ministerio sacerdotal que necesitamos.

En esta ocasión, la Campaña del Día del Seminario viene enmarcada por diversas efemérides eclesiales: Año de la Fe, 50º aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II, 20º aniversario de la promulgación del Catecismo, el reciente Doctorado de San Juan de Ávila. Además, coincide providencialmente con un tiempo en el que la Iglesia entera agradece conmovida los años de pontificado de Benedicto XVI y reza para que el Espíritu Santo ilumine a los cardenales que tienen la responsabilidad de elegir un nuevo pontífice. En el contexto del Día del Seminario, cabe recordar las palabras de aliento de Benedicto XVI en su último encuentro con los cardenales y con el clero de Roma. Con palabras de Romano Guardini, subrayó que la Iglesia es “una realidad viviente. Vive a lo largo del tiempo, en devenir como cualquier ser vivo, transformándose. Sin embargo, en su naturaleza, permanece siempre la misma, su corazón es Cristo”, aquel del que nos hemos fiado, tal y como este año expresa el lema del Día del Seminario.

 

En el Año de la fe, hemos de darnos cuenta de que la fe o la increencia es lo que divide hoy más profundamente a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. No es lo mismo creer que no creer. Porque con la fe todo cambia: nuestra manera de pensar y de comportarnos, nuestra visión de la vida y de la muerte… Hay que superar urgentemente la tentación de vivir instalados al margen de Dios, como si Dios no existiera. Es mucho lo que nos perdemos de vivir así porque la fe humaniza y diviniza.

La fe, por otra parte, nos ha de impulsar a la ‘nueva evangelización’. El celo apostólico y el empuje misionero de san Juan de Ávila pueden ser un buen referente para nosotros en esta hora. El fue un evangelizador infatigable, modelo de acogida de la llamada de Dios y de entrega a la misión.

Agradezcamos el trabajo de los sacerdotes que trabajan en nuestros Seminarios y también a los que animan la pastoral vocacional en nuestra diócesis. Tienen que contar con nuestra oración y apoyo para que no se desanimen y sigan trabajando con entusiasmo.

Para todos, pero especialmente para los seminaristas y los jóvenes, mi saludo fraterno y mi bendición

† Manuel Sánchez Monge,

Obispo de Mondoñedo-Ferrol

 

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 100 Articles
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005. En la Conferencia Episcopal Miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005 Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar