Que Dios le bendiga, Santo Padre

Mons. Casimiro López Llorente      Queridos diocesanos:

La fumata bianca, el toque de campanas y las palabras ‘habemus papam’, proclamadas por el Cardenal Tauran desde el balcón de la Basílica de San Pedro, nos llenaron de profunda alegría y de emoción contenida el pasado miércoles, 13 de marzo. Dios ha escuchado nuestra oración y nos ha concedido pronto un nuevo Papa. Los cardenales tardaron tan sólo un día para elegir a aquel que Dios tenía designado como Pastor de su Iglesia según su corazón. El elegido para ser Vicario de Cristo en la tierra y Sucesor de San Pedro ha tomado el nombre de Francisco. Demos gracias a Dios que nos ha escuchado y nos ha concedido un gran don en la persona del cardenal Bergoglio, hasta ahora Arzobispo de Buenos Aires.

Ya en su primeras palabras y gestos, nuestro Papa ha mostrado ser una persona sencilla, humilde y cercana, que transmite su cercanía a Dios y la cercanía de Dios a los hombres. Nuestro nueva Papa es un hombre de Dios, y, como Dios, muy cercano a los pobres y los humildes. Al presentarse a la iglesia y al mundo, ha dirigido nuestra mirada a lo fundamental y nuclear en nuestra vida y en la de la Iglesia: ha puesto nuestra mirada y su ministerio en Dios. Nos ha hecho ya orar a todos: orar para amar, orar para evangelizar, orar para agradecer. Lo primero fue dar gracias a Dios y expresar su agradecimiento sentido a su predecesor, el Papa emérito, Benedicto XVI. También quedará en nuestra retina y en nuestro corazón su petición a todos los presentes, física o espiritualmente, que implorásemos la bendición de Dios sobre él, a la que acompañó inclinando todo su cuerpo. Y, una vez bendecido por Dios, nos bendijo a todos.

En su primera homilía, breve pero intensa y directa, en la Misa con los Cardenales, nos ha propuesto lo decisivo para todo cristiano y para la Iglesia con tres palabras: caminar, edificar y confesar. Cristianos e Iglesia hemos de caminar siempre en la presencia de Dios, a la luz del Señor, intentando vivir con la perfección que Dios pide a Abraham; edificar como piedras vivas nuestra existencia personal y la Iglesia sobre Cristo, que es la piedra angular, y confesar a Jesucristo crucificado y glorioso siempre y en todo lugar para que Cristo, el Evangelio de Dios para toda la humanidad, llegue a todos. El Papa Francisco, hombre de gran devoción mariana, ha puesto su ministerio y a toda la Iglesia bajo la protección de María, la Madre de Dios. Estas serán a buen seguro las claves de su Pontificado.

Demos gracias a Dios por Francisco, nuestro nuevo Santo Padre. Elegido por Dios para ser principio y fundamento visible de nuestra fe, esperanza y caridad, toda nuestra Iglesia diocesana de Segorbe-Castellón le ofrecemos nuestra más sincera adhesión filial y comunión afectiva y efectiva. Oramos por el Papa Francisco para que en su ministerio singular sea fiel reflejo de Cristo, el Buen Pastor y Pastor Supremo, y así nos pueda llevar al conocimiento, al amor y a la confesión de Cristo, el Camino, la verdad y la Vida, la única salvación y esperanza. Pidamos a Dios, como el mismo Papa Francisco nos pidió, que Dios lo siga bendiciendo todos los días de su vida.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 411 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.