Francisco

Mons. Jaume Pujol     La Iglesia católica ya tiene un nuevo Santo Padre. Los cardenales eligieron, el 13 de marzo de 2013, al cardenal de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio, nuevo obispo de Roma, que ha tomado el nombre de Francisco, poniéndose bajo la protección especial de san Francisco de Asís, el santo que renovóla Iglesiade su tiempo.

Desde el pasado 28 de febrero, cuando se hizo efectiva la renuncia de Benedicto XVI a la sede de Pedro, estoy seguro que han sido muchas las personas que han rezado para que el Espíritu Santo iluminara a los cardenales que tenían enla Iglesiaesta gran responsabilidad.

Una vez más, como cuando salió elegido Benedicto XVI en el año 2005, lo primero que me ha llegado al corazón y luego a los labios ha sido: “¡Gracias, Señor!”, y “¡Gracias, Santo Padre, por haber dicho sí, por haber aceptado a ser el sucesor del Santo Padre”. He recordado también la frase que decía el obispo san Fructuoso a los cristianos que lloraban cuando lo llevaban al anfiteatro de Tarragona en el año 259 para quemarlo: “No os faltará nunca más pastor”. Una vez más, en los ya dos mil años de historia, enla Iglesiano le faltará quien la dirija.

Durante los 13 días transcurridos podemos decir que los católicos hemos sido huérfanos porque el papel del Santo Padre es muy importante enla Iglesia. Losnombres con los que le designamos son diversos: vicario de Jesucristo, sucesor de san Pedro, obispo de Roma, Papa, Santo Padre, romano pontífice…Todos hablan de la importancia que dentro dela Iglesiatiene el Papa de Roma, como también a veces lo llamamos.

El Santo Padre no es enla Iglesiaun elemento más, sino que es una pieza fundamental. Jesús dijo a san Pedro: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las fuerzas del reino de la muerte no la podrán dominar. Te daré las llaves del reino del cielo; todo eso que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo aquello que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” (Mt 16,18-19). Y el Papa es el sucesor de san Pedro, la piedra sobre la que Cristo edificó su Iglesia.

Esta es la misión que ha recaído sobre el papa Francisco, de 76 años, el primer americano sucesor de Pedro, también el primer jesuita Papa. El mundo está pendiente de los gestos del nuevo pontífice, argentino con larga experiencia pastoral en una gran diócesis, que ahora ha cambiado por el mundo entero.

Es el momento de querer al nuevo Santo Padre y de rezar con confianza al Espíritu Santo que sea un pastor celoso que, en nombre de Cristo, como su predecesor Benedicto XVI, presidala Iglesiauniversal y acreciente la unidad de la fe y los vínculos de la caridad de los obispos y de sus Iglesias.

Comenzamos con el Domingo de Ramos la Semana Santa; que sea para todos unos días santos, llenos de amor, contemplando la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.