Tenemos nuevo Papa. Demos gracias a Dios.

Mons. Joan Piris    Cuando en 2005 fue elegido el Papa Benedicto XVI con 78 años, sustituyendo al hoy Beato Juan Pablo II (que, en el aeródromo de Cuatro Vientos, se había autodenominado «un joven de 83 años») se multiplicaron calificativos e interpretaciones en todos los medios. Si en ese momento abundaron simplificaciones, ahora quizás tampoco faltarán. Tal vez es inevitable y comprensible, aunque las cosas de la vida son bastante más complejas.

En estas semanas hemos podido escuchar y leer muchas cosas sobre la Iglesia y el futuro Papa. Muchos escritos y pronunciamientos, opiniones de todos los colores donde, curiosamente, casi nunca aparecía el nombre de Jesús (?) Y, sin embargo, la Iglesia y el Papa no tienen otra misión que anunciar la fe en Jesucristo.

En todos los momentos de la historia y también ahora en un mundo tan plural como el nuestro en todos los niveles, este es el auténtico desafío: encontrar la manera adecuada de hacer la propuesta cristiana y acompañarla siempre con un testimonio coherente.

Ciertamente ha sido una elección bastante rápida y ya he podido escuchar cosas como «Papa de compromiso», «Papa de transición», etc. Habría que recordar que opiniones como éstas se daban referidas al Papa Beato Juan XXIII.

Después de todo lo que hemos vivido los últimos 50 años y los Papas que hemos podido conocer, ¿podemos todavía ignorar la capacidad del Espíritu Santo para sorprender que ha demostrado a lo largo de la historia?

El mismo hecho de elegir el nombre de Francisco es todo un signo que indica la prioridad absoluta de fijar nuestros ojos en el Evangelio («sine glosa»), recordando como el Cristo de San Damián le pedía al «Poverello» de Asís reconstruir la Iglesia.

Nuestros tiempos son bastante comprometidos para la Iglesia, pero el desafío es siempre el mismo: evangelizar el mundo. La Iglesia no tiene razón de ser en sí misma, es para el mundo, como señaló el Concilio Vaticano II.

El servicio del Papa Francisco, sucesor de Pedro, será siempre confirmar en la fe a los hermanos y servir a la comunión que el Señor Jesús encomendó al pescador de Galilea.

Yo lo recibo con alegría y pido a la Comunidad Diocesana de Lleida que damos gracias al Buen Dios por el nuevo Papa, Obispo de Roma y Pastor universal de la Iglesia.

Recibid un cordial saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.