Comunicado del Obispo de Osma-Soria, Mons. Gerardo Melgar Viciosa, ante la elección del Santo Padre Francisco I

Mons. Gerardo Melgar     Queridos diocesanos:

Hace pocos minutos, el orbe católico ha vibrado ante el gozoso anuncio realizado por el Cardenal Tauran desde la Logia vaticana: “¡Habemus Papam!”“Tenemos Papa”. El Señor Jesús, por medio de la elección del Colegio cardenalicio, ha fijado su mirada de amor sobre el Cardenal Bergoglio, ya nuestro muy amado Papa Francisco I, y ha puesto sobre sus hombros la misión y la responsabilidad de dirigir la Barca de Pedro. ¡Demos gracias a Dios que jamás abandona a su Iglesia y que, en medio de las jornadas de suave brisa o de fuerte tormenta, dirige con fuerza el timón de la nave eclesial!

¡Es tremenda e impresionante la responsabilidad que desde hoy asume el Sucesor de Pedro, el Papa Francisco I! Pero él sabe que no está solo, que delante de él va Cristo que en ningún momento ha dejado el timón de su Iglesia! Como Pedro en el lago de Genesaret, el Papa Francisco I se ha fiado del Señor y con Cristo a su lado ha vuelto a coger las redes para echarlas en el mar de la Humanidad para que así el Evangelio siga siendo anunciado a través de los tiempos, para la salvación de todos, hasta los confines de la tierra.

Damos gracias a Dios que, a través del Colegio cardenalicio, dócil a la inspiración del Espíritu divino, ha elegido al Sucesor del buen patrón de Galilea, a un pastor conforme al Corazón de Cristo, al Papa que hoy necesita la Iglesia.

La Diócesis, con Pedro

Desde hoy, yo como Obispo y conmigo toda nuestra Diócesis de Osma-Soria, nos unimos en comunión afectiva y efectiva con el nuevo Sucesor de Pedro, le damos nuestra mejor acogida y prometemos nuestra más fiel, filial y total obediencia. Todos nosotros (sacerdotes; religiosos de vida contemplativa y activa; misioneros y familias; niños, adolescentes y jóvenes que viven su fe en las parroquias diocesanas; los ancianos y enfermos que ofrecen sus sufrimientos por el Papa; todos conmigo a la cabeza, como pastor de esta Iglesia particular que peregrina en tierras sorianas) nos comprometemos a vivir unidos al Santo Padre, a acompañarle con nuestra oración y cariño sinceros, a ofrecer por los frutos de su Ministerio nuestras oraciones y sacrificios, a ser fieles a su Magisterio.

Retos de futuro

Elevamos, también, nuestra oración a Dios por el nuevo Papa y por el acierto en su Ministerio. Le pedimos al Buen Pastor:

1. que lo llene con una mirada de esperanza y de misericordia para el mundo entero;

2. que le otorgue la gracia de afrontar, con acierto y valentía, el desafío de mantener vivo el anuncio de la fe cristiana en un mundo que vive como si Dios no existiera;

3. que continúe la tarea, especialmente urgente hoy, de impulsar en la Iglesia una nueva evangelización, presentando el Evangelio de manera positiva y propositiva al mundo de hoy;

4. que sepa resaltar aquellos aspectos más bellos de una Iglesia viva y de rostro joven, interesada en llegar a todos los hombres por medio de un talante netamente misionero.

Estoy convencido de que Dios nos ha regalado un gran Papa, un pastor según el corazón de Cristo. Como el Buen Pastor entregó su vida por sus ovejas, por la salvación de todos, nuestro Papa entregará toda su vida y lo mejor de sí mismo para que el mensaje de Cristo resuene siempre fuertemente en el corazón del hombre actual.

Sintámonos unidos todos a él, queridos diocesanos de Osma-Soria, y sintamos en nuestro corazón y expresemos con nuestra palabra y nuestra vida la gratitud a Dios por nuestro nuevo Papa Francisco I.

El Burgo de Osma, 13 de marzo de marzo de 2013.

+Gerardo Melgar

Obispo de Osma-Soria

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 329 Articles
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia. Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976. A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional. Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993). En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia. El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana. Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar. De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010). El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.