La chimenea de la Capilla Sixtina propaga su segunda fumata negra

Este miércoles se vive en San Pedro otro día de expectación por las votaciones que tienden lugar en la Capilla Sixtina, donde desde ayer por la tarde los Cardenales se reúnen en Cónclave. A las 11:38 (hora local) de este miércoles, 13 de marzo, las primeras bocanadas de humo negro indicaron que votación matutina concluía sin resultado.

La jornada de los 115 electores se inició hoy temprano en la Casa Santa Marta: después el traslado al Palacio Apostólico, donde se celebró la Santa Misa en la Capilla Paulina. A las 09:30 horas los purpurados ingresaron a la Capilla Sixtina, rezaron la Hora Media, y prosiguieron con los escrutinio iniciado ayer por latarde. Hoy realizan dos por la mañana y otros dos en la tarde.

Los miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, y los millones que siguen el evento en todo el mundo a través de los medios de comunicación, están atentos al  color del humo que saldrá de la chimenea de la Sixtina.

Recordamos que las fumatas se obtienen quemando las papeletas al final de las votaciones, pero no de cada votación individual (a menos que no resulte elegido el Papa), sino de las dos votaciones de la mañana y de la tarde. Si la elección ocurre en la segunda votación de la mañana o de la tarde, los horarios normales son alrededor de las 12:00 y de las 19:00 horas. En cambio, si la elección se verifica en el primer escrutinio de la mañana o de la tarde, la fumata -que en este caso es blanca- es entre las 10.30-11.00 horas, y en la tarde a las 17:30-18:00 horas.

Según el programa, los Cardenales, tras dejar la Capilla Sixtina a las 12:30 horas, regresarán de nuevo a reunirse en Cónclave a las 16:00 horas. Al final de la jornada recitarán las Vísperas y luego regresarán a su alojamiento en Santa Marta.

(RC-RV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44329 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).