Día del Seminario

Mons. Manuel Ureña    Hoy, domingo V de Cuaresma, celebramos en todas las Iglesias particulares de España la jornada anual de oración y de colecta por el Seminario.

La Iglesia procede muy acertadamente al situar su fiesta anual por el Seminario en torno a la solemnidad de San José, esposo de la Virgen María. San José, casto esposo de la Virgen, fue, en efecto, el custodio del Redentor, aquel hombre santo y justo que, aun no siendo el padre biológico de Jesús, sí fue padre real de éste, pues asumió respecto del Hijo de Dios venido en carne y respecto de su madre, la santísima Virgen María, los significantes del verdadero padre y del verdadero esposo respectivamente.

Él acompañó al Redentor durante su vida oculta, lo cuidó, se preocupó de Él día y noche, le transmitió las tradiciones y la sabiduría de su pueblo, y le proporcionó a Él y a su Madre todo cuanto éstos necesitaron para vivir.

Pues bien, como hizo San José con Jesús, sacerdote eterno según el orden de Melquisedec, así hace la Iglesia con los candidatos al sacerdocio, llamados a participar un día del sacerdocio ministerial del Señor.

Ella los busca, los elige, los cuida en el seminario, que es el cenáculo en donde los seminaristas aprenden a conocer al Señor y a amarle. En el Seminario, viviendo los seminaristas fraternalmente entre sí, prueban la vocación sacerdotal a la que interiormente se perciben llamados, van creciendo, como Jesús, en sabiduría y en gracia, y se preparan para recibir un día el gran don del sacerdocio ministerial.

Cuidemos con todas nuestras fuerzas las vocaciones sacerdotales que Dios suscita en su Pueblo Santo. Valoremos el sacerdocio ministerial. Apreciémoslo.

No olvidemos nunca que sin sacerdotes no puede haber Iglesia. Pues, sin sacerdotes, no hay Eucaristía, ni sacramento de la penitencia, ni unción de los enfermos, ni oración pública, ni predicación autorizada de la Palabra.

¿Sería pensable una Iglesia de Cristo sin el ministerio sacerdotal ordenado o constituyente? Una Iglesia sin sacerdotes ministeriales podría ser, sin duda, muchas cosas, pero no sería en modo alguno la Iglesia de Cristo, la Iglesia que Él quiso y que Él fundó.

A nadie se le oculta que las vocaciones al sacerdocio ministerial cuestan hoy mucho de brotar, particularmente en Europa, en las Iglesias de antigua evangelización. Pero ojalá que esta situación de sequía no sea nunca un pretexto para echar por la vía de en medio, como decimos a veces en lenguaje coloquial.

Por otra parte, no pensemos que las vocaciones sacerdotales están en decrecimiento en el plano de la Iglesia universal. Decrecen en Europa occidental, pero aumentan cuando observamos el fenómeno a nivel global. Dicho de otro modo, hoy hay más sacerdotes en el mundo que hace un año. Por tanto, tengamos fe y tengamos esperanza. Y no nos rasguemos las vestiduras por el hecho de que Europa esté atravesando un momento difícil, dado el discurso imperante, que es actualmente el discurso laicista, relativista y nihilista.

En el momento actual se imponen, tal vez más que nunca, la razón y la fe lúcidas. ¿No se abre la campaña vocacional de este año con el lema “yo sé de quién me he fiado”? El lema corresponde al versículo 12 del capítulo I de la 2ª Carta del apóstol Pablo a Timoteo. En este texto, Pablo hace un acto de fe pleno en el Señor, afirmando que, si Cristo le ha constituido heraldo del Evangelio, el mismo Cristo le infundirá la fuerza necesaria para anunciar el Evangelio y mantener intacto en él, en Pablo, el tesoro depositado en su persona. “No me avergüenzo, – dice literalmente el apóstol – pues sé en quién he creído, y estoy seguro de que el Señor tiene poder para conservar mi depósito hasta aquel día” (II Tim 1, 12).

Hagamos nosotros lo mismo a nivel general. Cuando pidamos al Señor que mande obreros a su mies, pues ésta es abundante, mientras que los obreros son pocos, hagamos también nosotros un serio acto de fe, cobremos conciencia de que sabemos de quién nos hemos fiado y de que nuestras súplicas no caerán en saco roto.

Provenientes no sólo de nuestras tierras aragonesas, sino también de otras regiones de España, de Europa y de allende el Atlántico, medio centenar de seminaristas se están formando en nuestro seminario Metropolitano de Zaragoza, con otros compañeros de las diócesis hermanas de Teruel y de Albarracín, y de Barbastro-Monzón.

Damos gracias a Dios por este valioso don. Y, simultáneamente, pedimos a Dios nos regale abundantes vocaciones nativas para el sacerdocio.

Lo importante es que haya buenos sacerdotes, muchos sacerdotes, pero al menos los necesarios para el servicio de la Iglesia diocesana y de las otras Iglesias.

Todo el Pueblo de Dios lo ha de pedir al Señor. Y todos, sacerdotes, consagrados y seglares, hemos de ayudar.

Lo haremos con la oración, pero también con la limosna.

Os recuerdo una vez más que la colecta de la Eucaristía de hoy, domingo 17 de marzo, V de Cuaresma, es destinada al seminario. Seamos generosos.

† Manuel Ureña,

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Articles
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia. Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe. Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986). Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.