Sede Vacante

Mons. Carlos Escribano     Desde las 20 horas de este 28 de Febrero, de acuerdo con el anuncio de renuncia a la Sede Petrina efectuado por el Papa Benedicto XVI el pasado 11 de Febrero, la Iglesia católica está en Sede Vacante, hasta que se reúna el cónclave de los cardenales para elegir al nuevo Obispo de Roma.

Este cónclave se regulará, como se sabe, por el “Ordo Rituum Conclavis”, establecido por la Constitución Apostólica de Juan Pablo II “Universi Dominici Gregis” en su párrafo 27. El Cardenal Camarlengo, que tiene un papel fundamental en el período de sede vacante, es el cardenal Tarcisio Bertone.

Los cardenales electores que participarán en el conclave y que pueden ser electores y elegidos provienen de todos los continentes: 61 europeos, 19 latinoamericanos, 14 norteamericanos, 11 africanos, 11 asiáticos y 1 procedente de Oceanía. Estas cifras pueden variar según la fecha de inicio del cónclave, pues alguno de los cardenales puede rebasar la edad canónica establecida para participar, que son 80 años. El país con mayor número de cardenales electores es Italia, con 21. Sesenta y siete electores han sido creados por Benedicto XVI, y los cincuenta restantes por Juan Pablo II.

Los cardenales electores deberán permanecer en el Vaticano durante todo el período de duración del cónclave. Las jornadas de trabajo y las votaciones las desarrollan, conforme a la tradición en la Capilla Sixtina, aunque se alojarán en la residencia vaticana Casa Santa Marta; ninguno podrá acercarse a ellos cuando se trasladen desde la Capilla Sixtina a su lugar de residencia y viceversa; y todas las formas de comunicación con el mundo exterior estarán prohibidas. Como ya se hizo en el pasado, la estufa de la Capilla Sixtina se usará para quemar las papeletas después de cada votación. Y, por disposición expresa del actual Pontífice, Benedicto XVI, el nuevo Papa tendrá que haber sido elegido necesariamente por dos tercios de los votos.

Los días del cónclave deben ser para la Iglesia días de intensa oración. El Beato Juan Pablo II en la Universi Dominci Gregis, párrafo 84, propone: “Durante la Sede vacante, y sobre todo mientras se desarrolla la elección del Sucesor de Pedro, la Iglesia está unida de modo particular con los Pastores y especialmente con los Cardenales electores del Sumo Pontífice y pide a Dios un nuevo Papa como don de su bondad y providencia. En efecto, a ejemplo de la primera comunidad cristiana, de la que se habla en los Hechos de los Apóstoles (cf. 1, 14), la Iglesia universal, unida espiritualmente a María, la Madre de Jesús, debe perseverar unánimemente en la oración; de esta manera, la elección del nuevo Pontífice no será un hecho aislado del Pueblo de Dios que atañe sólo al Colegio de los electores, sino que en cierto sentido, será una acción de toda la Iglesia. Por tanto, establezco que en todas las ciudades y en otras poblaciones, al menos las más importantes, conocida la noticia de la vacante de la Sede Apostólica, (…)se eleven humildes e insistentes oraciones al Señor (cf. Mt 21, 22; Mc 11, 24), para que ilumine a los electores y los haga tan concordes en su cometido que se alcance una pronta, unánime y fructuosa elección, como requiere la salvación de las almas y el bien de todo el Pueblo de Dios”.

Nuestra diócesis también se unirá a esta intención. Es bueno que en las parroquias, en las comunidades religiosas, en nuestros colegios y en nuestras familias y hogares elevemos oraciones al Señor, para que el Espíritu Santo conceda a su Iglesia el Papa que esta necesita en estos momentos. También la Santa Iglesia Catedral de Teruel, nos reuniremos a rezar en fecha y hora que se anunciará oportunamente por esta intención. ¡Que Dios, una vez más, bendiga a su Iglesia!

  + Carlos Escribano Subías,
    Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 175 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.