El Obispo de Alcalá de Henares preside la Santa Misa en acción de gracias por el Pontificado del Santo Padre Benedicto XVI

El pasado domingo 25 de febrero, 2º del tiempo de Cuaresma, la Catedral-Magistral de Alcalá de Henares acogió una multitudinaria Eucaristía de acción de gracias por la persona y ministerio de Su Santidad el Papa Benedicto XVI, unos días antes de hacerse efectiva su renuncia a la Sede de San Pedro. La Santa Misa fue presidida por el Obispo de la diócesis, monseñor Juan Antonio Reig Pla, y concelebrada por los vicarios episcopales y una nutrida representación del presbiterio complutense.

La celebración arrancó con una solemne y emocionante procesión que, desde la iglesia del convento de San Bernardo, se dirigió hasta la Catedral. Los fieles y sacerdotes fueron cantando las letanías a los santos, mártires y bienaventurados. Al llegar a la plaza de los Santos Niños, comenzaron a tocar las campanas. La lluvia y el frío no empañaron la intensidad del momento.

Durante la homilía, monseñor Reig Pla calificó de “gigante del espíritu” y “bendición para la Iglesia” a Benedicto XVI. “Nosotros vemos, en cada uno de los papas, al sucesor de Pedro y, por tanto, todo lo que significa el encargo que el Señor le ha dado a él y a sus sucesores para que nos confirmen en la fe. La fe nos da la esperanza del Cielo y la alegría de sabernos acompañados por Aquel que ha dado la vida por nosotros, que ha cumplido su promesa: dar la vida por los suyos”.

El Obispo subrayó los importantísimos e impagables encargos que el cardenal Joseph Ratzinger, primero como prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, y después como Benedicto XVI, ha recibido de Dios. “Todas las grandes cuestiones que se plantearon después del concilio Vaticano II: corrientes derivadas del pensamiento marxista o colectivista, del posterior liberalismo radical que conduce al relativismo, o del agnosticismo, que niega la posibilidad de la Verdad… ¡Todo ha encontrado respuesta en este hombre, con un magisterio espléndido!”.

Don Juan Antonio señaló cómo el Santo Padre, que nos ha devuelto certezas para el corazón, ahora nos sorprende con un acto de renuncia al ministerio petrino. Pero esta renuncia es también una enseñanza para nosotros: “Este hombre bueno, sabio, sencillo y prudente, nos ha dado otra gran lección: que no podemos hacer nada sin escrutar la voluntad de Dios, que debemos obrar siempre según una conciencia rectamente formada e iluminada por el trato directo con Dios en la oración”.

El Obispo destacó que Benedicto XVI, “garante de la fe y de la conciencia”, ha tomado una decisión trascendental que requiere fortaleza, humildad y libertad interior. “No se está decidiendo solamente la organización de la Iglesia como una sociedad humana, por mantener todo el aparato de la Iglesia. Esto es lo que más se comenta en los medios de comunicación. ¡Lo que se decide es el bien de nuestra salvación! ¡Y, por tanto, cuando el Papa toma esta decisión lo está haciendo por nuestro bien!”.

Monseñor Reig insistió en que los cristianos, “ciudadanos del Cielo”, debemos mirar al ejemplo de Benedicto XVI como aquel “que tiene toda su confianza puesta en el Señor” y que nos enseña a “desprendernos de nosotros mismos”. Explicó que el Papa no deja sola a la Iglesia. Ahora, se retirará a rezar: “se va a la fuente original, a la oración, el arma más potente que Dios nos ha dado”.

Antes de finalizar la ceremonia, fueron proyectadas en el presbiterio de la Catedral unas imágenes sobre el pontificado de Benedicto XVI. Los fieles concluyeron con un enérgico y emocionado aplauso de gratitud filial al 265º sucesor de Pedro.

«Non praevalebunt», Decreto del Obispo de Alcalá de Henares con ocasión de la próxima Sede Vacante de la Cátedra de Pedro

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).