“La fe y el amor son inseparables”

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses      He dicho en diversas ocasiones que el Año de la Fe que estamos celebrando tiene, sobre todo en nuestra diócesis, estos tres objetivos: revitalizar la fe, intensificar la caridad y promover la nueva evangelización. Hoy deseo referirme al segundo de ellos: la caridad, el amor cristiano, lo que la Biblia llama con la palabra griega ágape, que en el Nuevo Testamento designa el amor de Dios a los hombres y, como consecuencia, la caridad fraterna de los hombres entre sí en cuanto ésta es don de Dios.

El Papa Benedicto XVI desea que el Año de la Fe sea también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad. Y aporta dos textos en apoyo de esta afirmación. El primero es el de San Pablo en la carta a los cristianos de Corinto: “Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de ellas es la caridad” (1Co, 13,13). El segundo es de la carta del apóstol Santiago que dice: “De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe?  Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos de alimento diario y alguno de vosotros les dice: ‘Id en paz, abrigaos y saciaos’, pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así es también la fe: si no se tienen obras está muerta por dentro. Pero alguno dirá: ‘Tú tienes fe y yo tengo obras; muéstrame esa fe tuya sin las obras, y yo con mis obras te mostraré la fe’ (St 2, 14-18).

Todos sabéis que estoy realizando la visita pastoral a diversos arciprestazgos de nuestra diócesis. Desde esta comunicación os quiero manifestar la impresión que he tenido al tomar contacto y acercarme a muchas personas y obras cristianas: que se trabaja mucho y se trabaja bien. Sea dicho en honor de nuestros cristianos y cristianas. Y no para la autocomplacencia sino para animar a todos a  seguir trabajando.

“La fe y el amor se necesitan mutuamente – nos dice Benedicto XVI- de modo que uno permite a la otra seguir su camino” (Porta fidei n. 14). Como decía Pablo VI, la Iglesia ha de ser ante todo experta en humanidad y hacer posible –con obras y no sólo con palabras- la civilización del amor y de la vida

Un autor que he citado en diversas ocasiones, el médico humanista Víctor Frankl afirma: “Cuando hay un ‘por qué’ todos los ‘cómos’ se resuelven”. El por qué, en este caso, es la misión que tiene la Iglesia de acompañar a los hombres de hoy en el acceso y la comunión con Dios. Es su vocación vertical. Pero también ha de hacer posible la dimensión horizontal de su vocación: que todos nos sintamos en comunión y fraternidad. Ha de crear comunión y fraternidad en este mundo complejo en que nos ha tocado vivir.

Creo que una fe acompañada de obras de solidaridad con los más pobres y necesitados del mundo y de nuestra sociedad concreta será un reclamo para llevar los hombres de hoy a Dios. 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 329 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.