«En el Antiguo Testamento encontramos respuestas a los problemas de hoy»

Encarni Llamas Fortes – diocesismalaga.es

“Los libros del Antiguo Testamento siguen siendo unos auténticos desconocidos; es imposible conocer, comprender y gustar el Nuevo Testamento sin conocer, comprender y gustar el Antiguo” afirma Junkal Guevara (Bilbao, 1966) religiosa de Jesús María y biblista especializada en Antiguo Testamento. Una apasionada de la Sagrada Escritura que comenzó estudiando Derecho. Ha dado clases en el Seminario Diocesano y diversas conferencias en Málaga sobre la riqueza del Antiguo Testamento.

–¿Cómo decidió especializarse en Antiguo Testamento?

–Cuando llegué a Granada a estudiar Teología, tuve que cursar una asignatura que se llamaba Introducción al Nuevo Testamento, que impartió el profesor José Luis Sicre, especialista en Antiguo Testamento que, por cierto, acababa de escribir los libros de “El Cuadrante”. Tengo que decir que ese curso me ganó definitivamente para estudiar la Biblia. Cuando tuve que decidir la especialización, pensé en trabajar con Sicre y eso significó trabajar el Antiguo Testamento, que resultó ser lo que más me gusta.

–Los libros del Antiguo Testamento, ¿siguen siendo desconocidos?

–Estoy convencida de que son auténticamente desconocidos. Es imposible conocer, comprender y gustar el Nuevo testamento si no conoces, comprendes y gustas el Antiguo. Mis años de actividad profesional me han demostrado que, cuando somos capaces de mostrar a la gente la conexión que hay entre el Antiguo Testamento y nuestra vida, la gente se queda fascinada.

–¿Encontramos respuestas en el Antiguo Testamento para hoy día?

–Así es. Encontramos respuestas porque en estos libros aparecen hombres y mujeres que se hacían las mismas preguntas fundamentales que nos hacemos nosotros hoy: quiénes somos, quiénes son los demás, qué hacemos en este mundo, qué significa esa dimensión trascendente que descubrimos en nosotros y que nos lleva siempre a más, de dónde viene esa sed que sentimos de algo más grande que nosotros. En estos libros también hay crisis, rupturas personales y gozos. Hay mucha historia y mucha política y también mucho amor del que disfrutar.

–El Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Pablo, de la Diócesis de Málaga, está adscrito a la Facultad de Teología de Granada, en la que usted trabaja. Es una oportunidad para que los seglares podamos estudiar Teología, a pesar del poco tiempo que disponemos para ello, ¿qué consejo nos da?

–Pues que no olvidéis que los seglares no queréis ser teólogos, sino laicos bien formados. Habéis elegido unos estudios universitarios y eso conlleva un gran esfuerzo, pero vosotros vais a profundizar y a saborear esa Teología de las aulas en el mundo en que vivís y trabajáis. Es cierto que son estudios que enganchan y cada vez queréis saber más, leer más… pero sin que os lleven a dedicarle un tiempo del que no disponéis por vuestra organización personal, familiar y laboral.

–Usted es religiosa de Jesús María, hace poco que celebramos el Día de la Vida Consagrada, ¿cómo ve la salud de la vida religiosa?

–Tengo claro que yo persevero en esta vida porque, en palabras de un teólogo español, es una vida dedicada cien por cien a la dimensión trascendente de la vida, con toda mi alma, mi corazón y mi inteligencia. Y esto choca en nuestra sociedad. Esto no significa que estemos todo el día en silencio, ni todo el día cantando salmos, significa que vamos por la vida dándonos cuenta de que hay algo más y diciéndoselo al mundo a través de la educación, la sanidad, la teología, el claustro… tenemos que ser como la estrella de belén, que apunta permanentemente al apunta permanentemente a Dios. Y entiendo que estamos en una cultura donde eso es impensable, porque no se lleva pensar.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37471 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).