El Icono de la Virgen de Czestokhowa llegará a Toledo los próximos días 26 y 27 de febrero

El Icono de la Virgen de Czestokhowa, que ya ha peregrinado por toda Europa, en defensa de la vida humana y su dignidad, se encontrará en Toledo los próximos días 26 y 27 de febrero.

El Icono de la Virgen llegará a esta ciudad el próximo martes, día 26. Se celebrará una Vigilia de Oración por la Vida, presidida por el Arzobispo diocesano, monseñor Braulio Rodríguez, en la Capilla de la Adoración perpetua, que comenzará a las 23 horas y finalizará a medianoche. Pasará la noche en dicha Capilla. Al día siguiente, tendrá lugar una Misa por la defensa de la vida, en la Parroquia de San Julián a las 9 de la mañana, que presidirá igualmente el Arzobispo de Toledo. Al término de la Misa, el Icono será llevado a Ávila.

Esta peregrinación es una respuesta a las palabras de Juan Pablo II que hablaba de la urgencia de una oración por la vida que abarque al mundo entero. Miles de personas, en pueblos y ciudades, se acercan a rezarle y a confiarle el cambio de los corazones y de la sociedad, para que la vida humana sea respetada, querida y acogida.

Esta iniciativa se llama “De océano a océano”, porque empezó en el este de Rusia, junto al Océano Pacífico, y después de recorrer más de una veintena de países terminará en el Océano Atlántico, en Fátima (Portugal), desde donde se llevará a Canadá para seguir la ruta por el continente americano.

En España la experiencia está siendo extraordinaria y está superando todas las expectativas. En cada población es recibida con cantos, con bailes típicos y sobre todo, con una profunda devoción. Los fieles que han acudido a los distintos actos no tienen palabras para expresar la emoción y la paz que experimentan al ofrecer a la Virgen la defensa de toda vida humana. (Más información en www.deoceanoaoceano.org).

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37428 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).