Inauguración del Atrio de los Gentiles

Mons. Jesús Murgui       Inauguramos hoy esta muestra de arte  contemporáneo y, con ello, la primera actividad que va a desarrollar el atrio de los gentiles en la ciudad de Alicante. Después, si Dios quiere, se llevarán a cabo actividades similares en Elche, Orihuela, Elda y Villena.

La fecunda intuición de abrir en la Iglesia un atrio de los gentiles procede del Papa Benedicto XVI.  En un discurso de 2009, recordando su viaje apostólico a la república Checa, uno de los países más secularizados de Europa, pidió a toda la Iglesia abrir un atrio para poder acoger a los no creyentes y ateos  que, de alguna manera, buscan  a Dios1. El Papa recurría a la evocadora imagen del “atrio de los gentiles”, conocido también como patio de los paganos o de las naciones. Como se ha explicado en el vídeo al comienzo de este acto, este patio que existía en el templo de Jerusalén y que estaba rodeado de hermosos pórticos era un lugar al que solían acudir muchas personas, sobre todo griegos y romanos, que no profesaban la fe de Israel. El patio de los gentiles era, un espacio de diálogo y significaba la apertura del judaísmo al mundo pagano.

En nuestro tiempo, el diálogo con las personas que se declaran agnósticas o ateas es especialmente urgente y necesario. Es preciso abrir espacios “donde los hombres puedan entrar en contacto de alguna manera con Dios”. Todos debemos empeñarnos – recordaba el Papa- en “el diálogo con aquellos para quienes la religión es algo extraño, para quienes Dios es desconocido y que, a pesar de eso, no quieren estar simplemente sin Dios, sino acercarse a él al menos como Desconocido” 2.

Nuestra Diócesis de Orihuela-Alicante ha querido recoger esta invitación del Papa, abriendo espacios para el diálogo con tantas personas que, en nuestra tierra, no son creyentes, pero dejan abierta en su vida la posibilidad de Dios. Comenzamos el atrio en la ciudad de Alicante, pero la apuesta es para toda nuestra Iglesia Diocesana. A todos invitamos a abrir las puertas al diálogo con la increencia. En los diversos lugares donde se desarrollarán actividades hemos querido abrir espacios de diálogo con el mundo alicantino, con sus músicos e intérpretes, sus compositores, artistas, sus profesores o periodistas.  En el Año de la fe nuestra Diócesis de Orihuela-Alicante quiere construir puentes con los hombres y mujeres de nuestra tierra que comparten nuestra preocupación por el hombre y nuestra búsqueda de un mundo más justo.

Estamos convencidos de que son muchos los hombres y mujeres que buscan con sinceridad un sentido a su vida, aunque tengan dudas sobre la existencia de Dios o, incluso, lo nieguen. Vale la pena sentarse con ellos, para mantener viva en el ser humano la búsqueda y nostalgia del Absoluto. Queremos escucharles y, aún siendo conscientes de sus dificultades, proponerles la fe en Dios como fuente de sentido y de plenitud para el ser humano. En efecto, como indica la frase de San Ireneo que sirve de leitmotiv para este atrio, “la gloria de Dios es que el hombre viva”. Nos interesa, por ello, el diálogo con todos los hombres y mujeres que trabajen para que el hombre viva y para que nuestro mundo sea más libre, más justo y más solidario, más pacífico y más feliz.

La Comisión Diocesana para la Cultura acogió esta invitación y, junto con la Fundación Idehar y con el apoyo de la Diputación provincial y el Patronato Municipal de Cultura de Alicante, ha puesto en marcha diversas actividades de diálogo. La primera es esta exposición de arte en la que se ha querido mostrar, de alguna manera, cómo los artistas de nuestra tierra alicantina han dialogado con la fe y la han expresado durante el siglo XX. La belleza es, precisamente, uno de los cauces  principales que tenemos para el diálogo con quienes no creen. En la contemplación de la belleza late siempre la llamada a reconocer la trascendencia. Agradezco el trabajo de todos los que han preparado esta muestra, así como de las parroquias y entidades que han prestado sus obras. A esta exposición seguirán después varias mesas de diálogo y conciertos de música, que también quieren mostrar nuestra disposición a escuchar las razones del otro para buscar un camino común.

Quisiéramos que el atrio fuera una realidad permanente también en la vida pastoral ordinaria en ámbitos de “frontera”, en los espacios como las cofradías, las fiestas, las personas no cercanas que acuden a nuestras parroquias. Un estilo de nuestra Iglesia de Orihuela-Alicante, deseosa de abrir puertas, tender manos y dialogar. Esto lo simbolizaremos no haciendo un acto de clausura de las actividades que hoy comienzan.

Es una manera de invitar a que otras comunidades y  otras personas sigan tomando iniciativas como la que hoy iniciamos, es una manera de decir que abrimos una puerta, iniciamos un camino en el que en paisajes y momentos diversos con otros nos encontraremos, así lo deseamos.

El atrio de los gentiles en nuestra Diócesis puede ser un fruto precioso del Año de la fe que está celebrando la Iglesia entera. En este año –decía Benedicto XVI en su Carta de convocación- “no podemos olvidar que muchas personas en nuestro contexto cultural, aún no reconociendo en ellos el don de la fe, buscan con sinceridad el sentido último y la verdad definitiva de su existencia y del mundo.  Esta búsqueda es un auténtico «preámbulo» de la fe, porque lleva a las personas por el camino que conduce al misterio de Dios” 3.

Agradezco, de nuevo, a la Comisión Diocesana, en  la persona de Ginés Pardo, y a todas las instituciones que habéis colaborado, el gran esfuerzo realizado. Vale la pena mantener abiertas las puertas de nuestra Iglesia a la escucha y el diálogo. Y manifiesto también mi gratitud a todos los que habéis venido a este acto de inauguración, y la reitero a cuantos lo habéis hecho posible. Gracias a todos.  

+Jesús Murgui Soriano

Obispo de Orihuela-Alicante

Mons. Jesús Murgui Soriano
Acerca de Mons. Jesús Murgui Soriano 135 Articles
Mons. D. Jesús Murgui Soriano nace en Valencia el 17 de abril de 1946. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de septiembre de 1969 y obispo desde el 11 de mayo de 1996. Estudió en el Seminario Metroplitano de Moncada (Valencia) y está licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctorado en esta misma materia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.CARGOS PASTORALESFue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979.Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca.El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005. Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.