“Renovarnos en comunión desde Cristo”, Sínodo Diocesano de Santiago de Compostela

Cuatro meses después de que el Arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, convocase el Sínodo Diocesano, los trabajos para desarrollar este acontecimiento echan a andar en este I Domingo de Cuaresma, dia 17 de febrero.

En esta fecha, todos los agentes de pastoral dispondrán de los primeros materiales de sensibilización y de oración para iniciar este proceso de reflexión. Hace más de un siglo que la diócesis de Santiago no celebra un sínodo de estas características (bajo el episcopado del Cardenal Martín de Herrera), tal y como recuerda monseñor Barrio en una carta abierta.

“Mucho ha cambiado”, indica el prelado compostelano, “el panorama religioso y social desde aquellos tiempos, y, si bien la pastoral diocesana ha intentado adecuarse a la nueva situación, tanto en la aplicación de los principios y normas legislativas de la Iglesia universal como en la búsqueda de respuestas a las sensibilidades de nuestra sociedad, ha parecido oportuno emprender una tarea de mayor envergadura”.

El objetivo básico es “vivir y transmitir nuestra fe desde el evangelio de Jesucristo, en un periodo en el que podría parecer que nuestra voz y nuestro testimonio han perdido relevancia para un mundo que se nos antoja indiferente y en ocasiones hostil a la presencia de la Iglesia”, tal y como señala monseñor Barrio.

Bajo el lema “Renovarnos en comunión desde Cristo”, la convocatoria del sínodo subraya la importancia que la renovación de los creyentes tiene en cualquier proceso de evangelización. El Arzobispo compostelano invita a todos los diocesanos a asumir “con valentía y humildad la celebración del sínodo, venciendo inercias y desconfianzas”, centrando la reflexión y el trabajo en tres principios básicos: identidad, comunión y misión.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37471 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).