Misión en Valencia «Porta Fidei»

Mons. Carlos Osoro     La celebración de la Cuaresma siempre tiene retos para los discípulos de Jesucristo. Él se acerca a nosotros para llamarnos a la conversión. Pero en este Año de la Fe y en el marco del Itinerario Diocesano de Renovación, cuyo lema es “Para mí la vida es Cristo”, tenemos una acción significativa sobre la que deseo conversar con vosotros. Permitidme proponeros las líneas fundamentales desde las que todos los cristianos estamos invitados a vivir la “Misión en Valencia Porta fidei”, cada uno de nosotros según nuestra responsabilidad. Todos estamos llamados a esta misión. “La puerta de la fe, que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros” (Porta fidei, 1). Tengámoslo claro: abierta a todos los hombres y mujeres de nuestra tierra y, por ello, a todos también debemos invitar a participar en esta misión. Y esta invitación la tenemos que realizar todos: los sacerdotes desde sus parroquias respectivas, los consagrados y consagradas desde sus casas e instituciones, los laicos cristianos llamando e invitando a otros a asistir a la misión, acompañándolos en la escucha de ese anuncio de Jesucristo. Daos cuenta que lo que deseamos realizar en esta “Misión en Valencia Porta fidei” es lo que el Papa Benedicto XVI en su primera encíclica nos decía: “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Deus caritas est, 1).

“El amor de Cristo nos apremia” (2 Cor 5, 14). Aquí está la raíz en la que nace y se desarrolla la “Misión en Valencia Porta fidei”. La misma caridad que movió al Padre a mandar a su Hijo al mundo, y al Hijo a entregarse por nosotros hasta la muerte de cruz, fue derramada por el Espíritu Santo en el corazón de los creyentes. Y esto es lo que nos mueve a todos los miembros de la Iglesia, a todos los que vivimos conscientemente nuestro Bautismo, a todos los que sentimos la unión que tenemos con quien es la vida verdadera, para cooperar en la misión de Cristo. Una misión que se resume en llevar a todos los que encontremos por nuestro camino la Buena Nueva, de que Dios es amor y que ha venido a este mundo para salvarlo. Nuestra misión, como toda la misión de la Iglesia, tiene que estar orientada por el amor, tiene que brotar de un acto profundo de amor. No es una actividad más de las que podríamos hacer por otros motivos. Nace del amor. Es el Amor el alma de la misión. Es el amor que Dios tiene por cada persona lo que constituye el centro de la experiencia y del anuncio del Evangelio, de tal manera que quienes acogen este anuncio, necesariamente, también se convierten en testigos. Y el amor de Dios que da vida al mundo es el amor que nos ha sido dado en Jesús, imagen perfecta de la misericordia del Padre. Entraremos y promoveremos la “Misión en Valencia Porta fidei” si nuestro compromiso se une a la fidelidad al amor divino. El Beato Juan Pablo II, nos decía como el amor era el alma de toda actividad misionera (cf. Redemptoris missio, 60).

Quiero expresar mi agradecimiento sincero a todos los sacerdotes de la Archidiócesis por la acogida que habéis dado a esta acción en el Año de la Fe y en el marco del Itinerario Diocesano de Renovación. Estoy seguro que la misión renueva nuestra confianza absoluta en Jesucristo. Nos hace unir con más fuerza ser discípulos y ser misioneros, que son como dos caras de una misma moneda. Enamorados de Cristo, no podemos dejar de decir a los hombres que solamente Él nos salva, que sin Él no hay luz, ni esperanza, ni amor, ni futuro. Anunciar al Señor, realizar la “Misión en Valencia Porta fidei” es el mayor servicio que podemos hacer para crear presente y futuro en nuestras gentes. El avance de una cultura secularizada, que olvida a Dios, deja al hombre en una soledad terrible y provoca las enfermedades más destructivas cuyas consecuencias estamos viendo, introduce también con fuerza el secularismo en la vida de los creyentes y en las instituciones básicas en las que viven y crece la vida de los hombres: familia, escuela, etc. Estas situaciones crean unas emergencias en la existencia humana tremendas y pueden llevarnos, sin darnos cuenta, a encerrarnos en nosotros mismos, a mirar con menos esperanza el futuro, a establecer unas relaciones meramente utilitaristas e ir cada uno a lo suyo, porque vemos que los resultados no son como nosotros querríamos que fuesen. Precisamente, éste es el momento de abrirnos con confianza a Dios, sabiendo y teniendo la seguridad que Él nunca abandona a su pueblo y que la fuerza y el poder es de Dios y no es de los hombres. Os invito a los consagrados y consagradas a participar según vuestro carisma en esta misión, como os comenté el Día de la Vida Consagrada. En las instituciones educativas o de otro tipo que atendéis, realizad la misión. Os invito a los cristianos laicos a participar y a llevar a otros, que quizá en estos momentos están lejos de la fe, a asistir a estos encuentros. Poned todos los medios necesarios para que todos sepan, precisamente en este momento de la historia, que se les hace una invitación a fiarse de Dios, a entrar por una puerta que hace posible que la Luz, que es Dios mismo, elimine todas las oscuridades que ponemos los hombres.

¿Qué vamos a hacer y cómo vamos a presentar la misión para que todos se sientan atraídos por Jesucristo? Estoy convencido de que todos los hombres hoy necesitan oír de nuevo que alguien, en nombre de Jesucristo, les pregunte: ¿qué buscáis? Y que la respuesta a esos anhelos, que anidan en el corazón de toda existencia humana, la encuentren en una presentación sencilla y profunda como la que hizo Nuestro Señor Jesucristo hablando y mostrando el rostro de Dios. En nuestra misión hemos de predicar para invitar a creer: en Dios que es Padre, en su Hijo que nos muestra el rostro de Dios y nos regala su perdón, y en la fuerza del Espíritu Santo con la que el Señor ha llenado la vida de la Iglesia. ¡Qué fuerza tiene poder presentar a Dios como principio de la realidad del mundo y de la plena humanidad del hombre! ¡Qué hondura alcanza no silenciar la primacía de la conversión personal a la que el Señor nos llama acercándose a nuestras vidas para regalarnos su perdón y su gracia, para rehabilitarnos! ¡Qué significado adquiere nuestra vida y que mística establece en ella el tomar conciencia de que somos llamados e invitados a la pertenencia eclesial por el mismo Jesucristo!

Convocados a “anunciar las maravillas del que los llamó de las tinieblas a su luz admirable” (LG 10). La misión nos atañe a todos: sacerdotes, miembros de la vida consagrada, laicos, instituciones, asociaciones, movimientos, comunidades… Hemos convocado la misión a través de todas las parroquias, institución tan querida por la Iglesia y que sigue siendo lugar privilegiado para vivir la adhesión a Jesucristo. La misión es un deber: “¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!” (1 Cor 9, 16), nos dice San Pablo, después de su experiencia en el camino de Damasco y que después impulsó toda su vida. En la “Misión en Valencia Porta fidei” acogemos las palabras de Jesús y las ponemos por obra: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado” (Mt 28, 19-20).

Con gran afecto, os bendice

+ Carlos Osoro,

 Arzobispo de Valencia

Card. Carlos Osoro
Acerca de Card. Carlos Osoro 321 Artículos
Carlos Osoro Sierra fue nombrado arzobispo de Madrid por el Papa Francisco el 28 de agosto de 2014, y tomó posesión el 25 de octubre de ese año. Desde junio de 2016 es ordinario para los fieles católicos orientales residentes en España. El 19 de noviembre de 2016 fue creado cardenal por el Papa Francisco. El prelado nació en Castañeda (Cantabria) el 16 de mayo de 1945. Cursó los estudios de magisterio, pedagogía y matemáticas, y ejerció la docencia hasta su ingreso en el seminario para vocaciones tardías Colegio Mayor El Salvador de Salamanca, en cuya Universidad Pontificia se licenció en Teología y en Filosofía. Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973 en Santander, diócesis en la que desarrolló su ministerio sacerdotal. Durante los dos primeros años de sacerdocio trabajó en la pastoral parroquial y la docencia. En 1975 fue nombrado secretario general de Pastoral, delegado de Apostolado Seglar, delegado episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y vicario general de Pastoral. Un año más tarde, en 1976, se unificaron la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y fue nombrado vicario general, cargo en el que permaneció hasta 1993, cuando fue nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander, y un año más tarde, presidente. Además, en 1977 fue nombrado rector del seminario de Monte Corbán (Santander), y ejerció esta misión hasta que fue nombrado obispo. Durante su último año en la diócesis, en 1996, fue también director del centro asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín, dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas. El 22 de febrero de 1997 fue nombrado obispo de Orense por el Papa san Juan Pablo II. El 7 de enero de 2002 fue designado arzobispo de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero del mismo año. Además, desde el 23 de septiembre de 2006 hasta el 9 de septiembre de 2007, fue el administrador apostólico de Santander. El 8 de enero de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Valencia; el 18 de abril de ese año tomó posesión de la archidiócesis, donde permaneció hasta su nombramiento como arzobispo de Madrid en 2014. Tras su participación en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada del 4 al 25 de octubre de 2015 y dedicada a la familia, el 14 de noviembre de ese año, el Papa Francisco lo eligió como uno de los miembros del XIV Consejo Ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; un organismo permanente que, en colaboración con el Pontífice, tiene como tarea la organización del Sínodo, así como elaboración de los textos y documentación que servirá de base para los estudios de la Asamblea. El 9 de junio de 2016, el Papa Francisco erigió un Ordinariato para los fieles católicos orientales residentes en España, con el fin de proveer su atención religiosa y pastoral, y nombró a monseñor Osoro como su ordinario. El 9 de octubre de 2016, el Papa Francisco anunció un consistorio para la creación de nuevos cardenales de la Iglesia católica, entre los que figuraba monseñor Osoro. El día 19 de noviembre de 2016 recibió la birreta cardenalicia de manos del Sumo Pontífice en el Vaticano. En la Conferencia Episcopal Española (CEE) fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2002 y de 2003 a 2005; presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar hasta marzo de 2014 (fue miembro de esta Comisión desde 1997) y miembro del Comité Ejecutivo entre 2005 y 2011. Ha sido vicepresidente de la CEE durante el trienio 2014-2017. Ahora pertenece al Comité Ejecutivo como arzobispo de Madrid. Desde noviembre de 2008 es patrono vitalicio de la Fundación Universitaria Española y director de su seminario de Teología.